26-04-22

RADIOGRAFÍA de la ineptitud. El pasado domingo, alrededor de las 15:00 horas, un joven de apenas 25 años, fue ejecutado de varios balazos en la calle Sexta Oriente y Tercera Norte, en la central de Abastos, a escasos metros de la Comandancia Central de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) del municipio capitalino, exactamente en el mismo lugar, que en la mañana del 14 de febrero del año en curso, otro hombre fue asesinado a tiros. Imagínese, si en un periodo corto de tiempo se han suscitado dos hechos violentos que han dejado un saldo de dos personas asesinadas casi enfrente de las narices de la SSPC a escasas cuadras del inmueble sede de la corporación de seguridad municipal ¿qué podremos esperar de las zonas más apartadas o lejanas?. Esto es producto de la ineptitud de los jefes policiacos del ayuntamiento capitalino, donde de nada han servido sus extravagantes currículos, como el del titular, el “maestro” José Antonio “Chuyín” Villa Gutiérrez, quien presume maestrías y posgrados en materia de seguridad en el extranjero, así como una “amplia” experiencia en cargos de corporaciones municipales, estatales y federales, siempre bajo la sombra de su jefe, protector y amigo, el alcalde Enrique Galindo Ceballos…

DE nada tampoco ha servido el nuevo plan de seguridad pública, que incluía “inteligencia y seguimiento contra la delincuencia”, ni haber convertido en Secretaría a la Dirección General de Seguridad Pública capitalina, ni la adquisición de un costoso equipamiento como las patrullas con “tecnología de punta”, puro “bloff”, puro maquillaje, pura saliva y demagogia, la triste y cruda realidad es que nada ha cambiado en la corporación de seguridad municipal. Para abrir boca, Galindo Ceballos, quien presume ser “de sangre azul” debido a su trayectoria policíaca y asegurar que él no es el alcalde sino “el policía de San Luis”, no ha cumplido con todo el equipamiento que por medio de arrendamiento otorgó a la polémica empresa Lumo Financiera del Centro por más de 200 millones de pesos por las patrullas entregadas desde enero pasado, por ejemplo, las “bodycam”, las cámaras portátiles que cada elemento portaría desde inicio de año, para “combatir la corrupción”, no aparecen, sólo hay unas cuantas por ahí que se rolan los elementos…

EL C-3, elevado a C-4 desde que se elevó la corporación a Secretaría, no sirve para nada, el equipo es obsoleto y quienes lo manejan no cuentan con la experiencia y capacitación en el ramo, los integrantes de esta rama fueron seleccionados solamente porque dijeron saber utilizar una computadora. La tan cacaraqueada “inteligencia” de la nueva SSPC no se ve por ningún lado, no se cuenta con un “mapa de calor”, un indicador que señale las zonas de la ciudad donde se comenten los delitos así como las horas, por ejemplo, el delito de robo a negocios, que se ha disparado en los últimos meses, son las tiendas de conveniencia Oxxos y Farmacias las que sufren el 90 por ciento de los atracos, y es fecha de que no hay alguna estrategia para vigilar estos establecimientos en las áreas y horarios de los que son constantemente víctimas de los ladrones…

LAS nuevas patrullas también hasta el cansancio presumidas por el alcalde Galindo, no han servido para nada, por ejemplo, los nuevos vehículos oficiales entregados a la Policía Vial que encabeza el impresentable Armando Puente Puente, patrullan la ciudad con sólo un elemento debido a la falta de personal, debido a que, tómelo bajo reserva, pero trascendió, que desde que inició esta administración se han presentado decenas de bajas de policías debido a los bajos sueldos, disminución de prestaciones y el incumplimiento del presidente municipal de la entrega de un bono mensual, la Policía Vial batalla para tener turnos de 100 elementos para resguardar una población de más de 900 mil habitantes…

LOS elementos tanto de la fuerzas como de la Policía Vial, están emigrando en su gran mayoría a las filas de la Policía Estatal, que de entrada paga el doble de sueldo del que reciben del ayuntamiento, además, esté éxodo ha aumentado debido a que desde que llegó Galindo, el seguro de gastos médicos de los uniformados se les redujo de 500 mil a 300 mil pesos, y a los y las policías que su pareja cuente con otro servicio como IMSS u otro, no se les está cubriendo. El 22 de diciembre pasado, el “Día del Policía”, Galindo Ceballos dijo “no escatimar y mejorar al máximo las condiciones laborales” de los uniformados, prometió aumento salarial, bono mensual y promociones, nada ha cumplido, el 24 de enero, cundo entregó las nuevas patrullas el alcalde se comprometió, de que en enero se entregaría el bono, cosa que no ha sucedido. El punto es que no hay estrategia, solo existen en el papel y en el discurso, el aparatoso “operativo Sello”, que se realiza de jueves a sábado deja a la ciudad sin seguridad, pues concentran en el Centro a todos los elementos y patrullas, este operativo concluye a las dos de la mañana, inexplicablemente, cuando la mayoría de los antros cierran hasta las cuatro o cinco de la mañana, es decir, le “juegan al tío lolo”. Pero eso no es todo, como decía Raúl Velazco: “Aún hay más”…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.