25-12-21

EL Congreso del Estado retoma su esencia, la de gastar mucho…

DIPUTADOS que según ellos convencidos prometen usar el erario público para las tareas legislativas, ahora regresan a la vieja táctica de cobrarle al producto de los impuestos de los potosinos cada viaje que hagan a sus comunidades de origen…

SU sueldo es bastante abultado como para intentar sangrar los gastos, debería alcanzarse para pagarse a sí mismos cada gasto que generen…

LO más paradójico es el hecho de que no tardan en asignarse dinero hasta para comprar las croquetas del perro y las micheladas, como ya ocurrió incluso con un legislador que compraba chocolates en cantidades industriales, disque para el magisterio y otro que demostró que su enorme sueldo no le ajustaba ni para los calzoncillos…

REGALO navideño o mala costumbre, pero la asignación de dinero en exceso parece más ir ligado a preservar la tradición de la cleptocracia, si se toma en cuenta que ni siquiera vivir en una comunidad distante es motivo válido para distraer dinero extra en gastos personales, cuando el servidor público tiene un sueldo muy ligado a los parámetros de lo decoroso…

DE vez en cuando los potosinos creemos que vamos a recibir buenas noticias, pero son nuestros propios representantes populares quienes no dan margen a que podamos hablar bien de ellos…

LOS campeones de las marrullerías son los diputados, si se considera que en medio de la gastadera en acciones ejecutivas, las alcaldías suelen llevarse un lugar destacado en la crítica de aquellos que esperan que haya un ejercicio público y transparente de los recursos…

AH, raza…

LO trágico para nuestros diputados, es que hay ciudadanos que se encargan de escrutar todos los gastos y no dejar que las acciones que parecen buenas pero en realidad son malas, se queden en el anonimato o se pierdan en el transcurso de los años…

POR mayor que sea el argumento, nada justifica que los legisladores gasten más de lo que indica su sueldo, en comodidades decididas primero desde un escritorio de cubículo, luego en relación cómplice con las comisiones legislativas y después en el pleno…

ESTA figura del gasto exagerado, manda a los potosinos a decir…

YA basta.

PD. La carta de los potosinos a Santa Claus, con toda seguridad, es que los gobiernos no se conformen con discursos interminables, sino que repongan el tiempo perdido, y por fin San Luis Potosí pueda tener gobernantes que dejan un legado, y no solo aquellos que pierden el tiempo en palabrería. Hay una Alameda y la reingeniería vial y peatonal de sus pasos a desnivel más imponentes que la Plaza de la Patria de Aguascalientes, que ya tiene un cuarto de siglo como un proyecto que se ha quedado en firmas y firmas de intenciones y papeles, y toda una transformación urbana que nada más no llega. Ojalá, los proyectos no se queden otra vez esperando a ver si la distribución presupuestal hace justicia, cuando todos tienen la posibilidad de presupuestar las acciones que al final marcarán para siempre y en forma positiva el ejercicio de un gobierno.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.