25-10-21

LA Secretaría de Salud del Estado, en la pasada administración, principalmente durante los cinco largos años de la desaseada gestión de su entonces titular Mónica Rangel, es un claro ejemplo de la corrupción cínica y descarada que permeó durante el sexenio de Juan Manuel Carreras, a quien la pandemia le cayó “como anillo al dedo” para utilizarla como pretexto para desviar cientos, quizás miles de millones de pesos de nuestros impuestos, los cuales han sido documentados con profundidad por medios de comunicación y organizaciones civiles como Ciudadanos Observando…

SEGÚN reportes oficiales, documento en poder de este medio, se informa que del 30 de marzo al 15 de diciembre del año pasado, para “el combate a la pandemia de Covid-19” el gobierno de Juan Manuel Carreras destinó poco más de 519 millones de pesos para este fin, con el pretexto de la emergencia sanitaria, todo este recurso se adjudicó de forma directa a diversas empresas, la mayoría de origen dudoso…

POR ejemplo a SBC Strategic Business Consulting, SC, la SS bajo el mano de Mónica Rangel, pagó el año pasado dos facturas por concepto de equipo médico, laboratorio y máquinas desinfectantes ultravioletas, por un monto cercano a los 4 millones de pesos, lo más extraño es que esta empresa, ubicada en la ciudad de Zapopan, Jalisco, según su página web (https://www.sbcstrategicbusinessconsulting.com/v4/), “es una empresa enfocada a la consultoría y capacitación en el diseño de modelos y estrategias de gestión para la productividad de las empresas, por ningún lado encontramos que dentro su giro se encuentre la de proporcionar equipamiento médico…

OTRO lamentable caso es el de CREA-TI 360, empresa ubicada en Torreón Coahuila, a la que la SS pagó casi 2 millones de pesos por concepto de “prendas de protección”; lo raro es que este negocio se dedica, según su página web, “en la Tecnología, Innovación, Informática y Seguridad en la industria”, tampoco localizamos que ofrezcan “prendas de protección” médicas…

“CORPORATIVO Potosino Integral, S.A. de C.V.” al que de nuestros impuestos, Mónica Rangel pagó 8 millones 120 mil pesos, para adquirir “toallas y jabón líquido”, lo único que se encontró de esta empresa, localizada en la capital según su página de Facebook, a un costado de Home-Depot, de Av. Chapultepec, y que asegura que: “Somos una empresa que se creó en 2009, dedicados al outsourcing, servicios administrativos, fiscales, financieros y de recursos humanos”. “ODN Soluciones de Comercio”, la SS le pagó durante 2020 casi 25 millones de pesos por concepto de compra de equipos de protección médica como batas desechables, trajes quirúrgicos, guantes, sabanas, gorros, entre otros insumos, la única ODN que localizamos en la web, es una empresa de la Ciudad de México dedicada a la “Planificación de nómina, gestión de proyectos en personal, asesoría en asuntos fiscales”…

“MIA Mexicana de Consulta en Ingeniería y Arquitectura SA de CV” ubicada en Ecatepec Estado de México, la SS pagó casi 7 millones de pesos por la compra de concentradores de oxígeno, equipo médico, de laboratorio y monitores de signos vitales, de nueva cuenta la sorpresa es que esta empresa se dedica como “proveedor de productos de pavimentos, servicios y diseño de interiores”, de insumos médicos no hay nada en una búsqueda en la web…

Y sin duda el caso más escandaloso y profundamente abordado, es el de la empresa Tangamanga Innovaciones y Negocios SA de CV” quien la SS de Mónica Rangel otorgó y pagó un contrato por 85.1 millones de pesos por la presunta compra de productos químicos básicos, el domicilio fiscal reportado por este negocio es el de la Av. Nicolás Zapata, un pequeño local en la planta alta de una refaccionaria de bicicletas, donde anteriormente se había reportado la ubicación de otro negocio fraudulento o “fantasma” el giro reportado por esta compañía, es el del ramo de la construcción…

TAN sólo en estas seis empresas, evidentemente “fantasma”, la Secretaría de Salud erogó “para combatir la pandemia” más de 131 millones de pesos, una ofensa para los potosinos, para los médicos, enfermeras y demás personal sanitario que tuvieron que adquirir de su peculio sus equipos de protección porque la corrupta y criminal de Mónica Rangel se robó el dinero, peor aún, SLP registró uno de los índices de mortandad más altos del país, esto es un crimen, esto merece cárcel, esto no debe de quedar impune…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.