24-11-23

CRÓNICA de una renuncia anunciada evidencia la decadencia y corrupción en la SSPE de la capital…

AYER por la tarde, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) del municipio de la capital, emitió un cómico boletín de prensa, donde anunciaba la “renuncia por motivos familiares” del hasta entonces director de la Policía Vial, Armando Puente Puente, donde además, se aventaron la puntada de anunciar “su cambio de residencia a otra ciudad”, pero la realidad es otra. Tómelo bajo reserva pero trascendió que por la mañana, Puente Puente tuvo otra fuerte y recurrente discusión con el titular de la corporación, el inepto Juan Antonio Villa Gutiérrez, según testigos lo menos que hubo fueron mentadas de madre y por poco llegan a los golpes, Armando Puente, tras el pleito, se dirigió a la Unidad Administrativa Municipal (UAM) donde pidió audiencia urgente con el alcalde Galindo, a que le presentó su renuncia con carácter de irrevocable: no era la primera ocasión que Puente dimitía, pero a diferencia de otras ocasiones, el presidente municipal se la aceptó…

¿PERO, por qué discutirían, cuál es la diferencia o conflicto entre los jefes policíacos del municipio de la capital?, ¿la estrategia contra la delincuencia?, ¿los operativos para prevenir el crimen?, no señor, el meollo del pleito es nada más y nada menos que por el dinero mal habido de los cochupos, las extorsiones, los moches, las cuotas, que no son pocas, que a diario, obliga a los elementos a recaudar a costilla del sufrido ciudadano. Tómelo bajo reserva pero trascendió, que la “pirámide” recaudatoria corrupta en la Policía Vial de la capital, la encabezaba Adolfo Ortiz Ibáñez, el entonces hombre de todas las confianzas de Puente Puente, que concentraba el efectivo de las “cuotas” a los oficiales, otros dos comandantes: Carlos Avilés Rivera, jefe de la Comandancia Sur y J. Manuel Navarro Morales, jefe de la Comandancia Oriente, se encargaban de juntar el dinero con el que tumbaban a choferes de tráfico pesado y de los “brincos”. Los “brincos” son “cuotas” que se les cobran a los elementos por diversas causas, como por ejemplo, contarle el día laborado cuando no asistió el uniformado, cambio de adscripciones, vacaciones y hasta los mentados bonos y promociones…

EL conflicto estalló cuando al hombre de confianza de Puente Puente, Adolfo Ortiz, le ganó la ambición, brincó a su jefe inmediato y se amarró directamente con el corrupto Juan Antonio Villa, sacando de la jugada a Armando Puente, lo que provocó que este estallara, pero no fue el único conflicto que derivó con la salida del funcionario de la SSPC. También tómelo bajo reserva pero trascendió que, otro motivo de la disputa Villa-Puente fue un curso, presuntamente cobrado por Villa a personal de la seguridad privada que cuida el interior del Estadio Lastras, impartido por el impresentable exdirector de la Guardia Municipal, otrora Fuerzas Municipales, Manolo Balderas Ochoa, destituido del cargo después de la masacre de Tlaxcala, cuando a principios del mes de julio pasado, un comando armado rafaguea un baile sonidero clandestino en un “gimnasio” en Aquiles Serdán, donde Manolo organizaba este tipo de eventos sin permiso, el saldo de este ataque fue de tres muertos y al menos una decena de heridos…

JUAN Antonio Villa, para no desamparar a su esbirro Manolo, lo impuso como jefe de seguridad del estadio Lastras, al parecer amagando a la administración del inmueble de no enviarle más policías a cuidar el exterior cuando hubiera partidos, si no ponían a Balderas como encargado de la seguridad interna. Hoy podría ser nombrado quien supla a Puente Puente en la Dirección de la Policía Vial, al parecer pudiera ser el ya mentado Adolfo Ortiz Ibáñez, quien en la pasada “renuncia” de Puente, fue quien comenzó la entrega-recepción, pero en fin, así las cosas en la Ciudad del Sí, del sí hay corrupción e inseguridad por todos lados, lo bueno es que Enrique Galindo tenía experiencia en seguridad y policías, que sí no…

POR cierto, donde también hace aire es en la alcaldía de Soledad de los Ranchos, dónde la todavía presidenta municipal Leonor “Maleo” Noyola, nada más no da una. Resulta que la indicación era que destituyeran desde hace un par de semanas al director de Tránsito y Policía Vial de aquella demarcación Luis Manuel Vidales, debido a las innumerables quejas de los ciudadanos, incluso, Vidales sacó sus pertenencias de sus oficinas y comenzó a despedirse, pero Mamá Leo, salió con su batea de babas, de que no se iba, pues claro, tómelo bajo reserva pero trascendió que Vidales es muy, pero muy cercano amigo del hijo de Mamá Leo, Dany Boy, incluso son socios en un par de gimnasios, por eso la defensa, a que doña Leo, no entiende, pero en fin…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.