24-01-23

LA hipocresía del PAN. Primero como director de la Policía Judicial Federal, luego como titular de la Agencia Federal de Investigación (AFI) en el sexenio de Vicente Fox, posteriormente, durante toda la nefasta y corrupta administración del también panista Felipe Calderón Hinojosa (FECAL), como todopoderoso secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna se convirtió en la mano derecha de Calderón en su precipitada e inútil “guerra contra el narco”, emprendida por el blanquiazul para reivindicarse después de su cuestionado triunfo en las elecciones presidenciales…

EN el 2007, el entonces subsecretario de la Defensa Nacional (SEDENA), el general Tomás Ángeles Dauahare, le informó al Presidente en turno Felipe Calderón sobre la evidente relación y contubernio entre el titular de Seguridad Pública Federal García Luna con algunos carteles del narcotráfico, meses después el militar fue obligado a retirarse arguyendo “motivos de salud y de edad” y en 2012, antes de que concluyera la gestión de FECAL fue detenido e ingresado al penal de máxima seguridad del Altiplano, acusado de asociación delictuosa y tener vínculos con el cártel de los Beltrán Leyva, un año después fue liberado absuelto de todos los señalamientos…

EN 2010, en su libro “Los Señores del Narco”, la valiente periodista Anabel Hernández escribió en su prólogo: “La actual guerra contra el narcotráfico emprendida por la administración de Felipe Calderón es tan falsa como la del gobierno de Vicente Fox. En ambos casos la “estrategia” se ha limitado a brindar protección al cártel de Sinaloa. El garante de la continuidad de esa protección ha sido el tenebroso jefe policiaco Genaro García Luna, actual secretario de Seguridad Pública Federal”, esto le valió a Anabel amenazas de muerte y salir del país por años. En su edición de diciembre de 2013, la revista Forbes ubica a Genaro García Luna como uno de los 10 mexicanos más corruptos de México…

DURANTE años, las narco series como “el señor de los cielos”, “Narcos”, “el Chapo” o “el Chema”, describieron con gran exactitud la relación entre la autoridad y el narcotráfico que ayer se confirmaron en una corte de Brooklyn, Nueva York, al inicio del juicio contra la mano derecha de Felipe Calderón, Genaro García Luna, acusado de narcotráfico y de asociarse y proteger por años al cártel de Sinaloa, cuando el primer testigo de la fiscalía en contra del acusado, Sergio Villarreal Barragán “el Grande” narró con lujo de detalle cómo, durante los sexenios de Fox y de Calderón, García Luna hizo negocios con este cártel encabezado por el ahora también preso en EU, Joaquín “el Chapo” Guzmán…

“EL Grande” aseguró ante el jurado, que en México hay dos tipos de policías corruptos, el primero, el pasivo, el que recibe dinero a cambio de voltearse para no ver el trasiego de droga, y el segundo, el activo, como García Luna que participaba activa y directamente en acciones y operaciones para beneficiar al cártel de Sinaloa y perjudicar a los enemigos de estos, por ejemplo 16 millones de dólares que en cajas de papelería le fueron entregados por parte de Arturo Beltrán Leyva, como parte del decomiso de un gran cargamento de droga requisado al Cártel del Golfo…

EL testigo aseguró que cuando comenzó a trabajar para el grupo de los Beltrán Leyva, desde 2001, García Luna entonces director de la AFI, ya estaba en la nómina del cártel y siguió así hasta después de la muerte de Arturo Beltrán muchos años después, a García Luna, según el “Grande” se le entregaba entre uno y un millón y medio de dólares al mes, a cambio de mantener las rutas de tráfico libres, de otorgar a los criminales patrullas, credenciales y uniformes de la AFI para trasladar los cargamentos de droga. Obviamente la defensa del acusado argumenta que la fiscalía no tiene pruebas objetivas en contra de García Luna, sino solo declaraciones de criminales confesos que sólo quieren perjudicar a quien los persiguió en su tiempo…

EL juicio contra García Luna apenas comienza, a diferencia de México, en Estados Unidos la justicia sí se aplica, y los fiscales quienes señalan al exfuncionario tendrán no una sino cientos de pruebas fehacientes de la culpabilidad del acusado. Por otra parte, García Luna no pudo actuar durante dos sexenios consecutivos asociado con el narco sin la anuencia de sus jefes directos, en este caso Vicente Fox y el borrachales de Felipe Calderón; después de que concluya el proceso en EU, México deberá de aplicar la ley a esos dos torvos y corruptos sujetos que todavía andan como si nada, y hasta participando en política, no tienen madre, pero en fin…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.