23-02-22

EN Soledad de Graciano Sánchez, los constructores siguen haciendo de las suyas, y en particular, por el caso de un fraccionamiento que fue edificado aparentemente sin el cumplimiento de los requisitos de trámite municipal y de estudios de factibilidad…

ESE fraccionamiento vende viviendas, pero de acuerdo a los vecinos la propia autoridad municipal encontró que el constructor ni siquiera contaba con permisos para la edificación y mucho menos realizó los trámites ante el ayuntamiento para el acceso al agua potable…

Uno de los principales problemas de los habitantes de cualquier Colonia, es encontrar viviendas que ofrezcan la seguridad jurídica de la tenencia del terreno, la solvencia del grupo constructor o en su caso a la persona física que construye, un estatus legal qué no ofrezca dudas, el cumplimiento de requisitos legales y administrativos, y una planeacion adecuada para evitar problemas futuros, tales como inundaciones o vicios ocultos…

SE supone que es así como deben ser autorizados los fraccionamientos, y que las alcaldías como el gobierno de proximidad, vigilarán uno a uno los procesos constructivos para determinar la factibilidad de una colonia o en su caso rechazar un proyecto…

POCOS reparan en todos los requisitos que hay que reunir para construir casas, y convertirlas en una parte importante del futuro de los clientes compradores, que desean un espacio seguro para ver crecer a sus querubines…

LA denuncia de casas agrietadas en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez no es un asunto nuevo; ha sucedido a través de los años, y para muestra una colonia que entre noviembre y diciembre de 2003, comenzó a presentar grietas en los límites de San Luis Potosí y Soledad de Graciano Sánchez…

ESTE caso de casi 19 años de antigüedad, se refiere a una mala construcción de las casas, y no a fallas geológicas, como ha ocurrido en otros puntos de la zona metropolitana de San Luis Potosí…

HAY una canción que se refiere a la tristeza de vivir entre casas de cartón, pero se quedó corta con el ánimo apagado de jóvenes y no tan jóvenes parejas que por fin creen haber conseguido una vivienda, y ven comprometido o amenazado su futuro en forma paralela a la obligación de pagar por 30 años un espacio para vivir…

SI se trató de constructores inexpertos, algún supervisor de obra debían tener para evitar el grave problema que a los nuevos habitantes de una colonia popular, les pone en peligro su patrimonio por problemas del suelo, áreas inundables, espacios compartidos con empresas peligrosas, vialidades insuficientes o verdaderos columbarios, de aquellos que inspiran bromas en el sentido de que los moradores deben salirse para que entren los rayos solares…

SON espacios de vivienda para amas de casa sencillas, obreros de sueldos modestos, padres de familia que invierten toda una vida en sus hijos, que raras veces se encuentran con dinero para paseos y diversión o incluso necesidades elementales de vestido y alimentación, y además deben soportar la negligencia de aquellos que los mandan a vivir a un espacio inseguro…

LLAMA la atención que hay una colonia edificada que carece de permisos, siendo que pasó mucho tiempo para que haya fraccionamientos que estuvieran en pie, y es extraño que nadie haya visto que su construcción se encontraba en marcha…

POR ahí deben empezar las investigaciones, para determinar cómo es que llegan a manos de familias humildes, casas que pagarán con todo su sacrificio, y les condenarán a soportar la falta de probidad de proyectos y a la larga se habrán convertido en un fraude y el producto de la negligencia criminal de algunos…

ES obvio que un constructor que piensa defraudar a sus clientes, navegará entre trámites legales a medias y la irregularidad total.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.