20-09-22

“AMOR con amor se paga”. Si hubiera alguna duda de la “luna de miel” entre el Presidente de la República y el gobernador Ricardo Gallardo y que esto augura una fuerte alianza con miras a las elecciones del 2024, ayer el diario Reforma publica como su nota principal “Ganan morenistas con obras de SCT”, donde da cuenta, en base del plan de inversión para el próximo año de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), mejor conocida como SCT, que el gobierno federal pondera y beneficia a entidades gobernadas por Morena y sus aliados…

“ESTOS recursos federales serían utilizados en la construcción de carreteras y caminos rurales, infraestructura aeroportuaria, mantenimiento, proyectos ferroviarios, transporte y transporte masivo de pasajeros”, asegura la nota y señala que “Otros estados beneficiados con la inversión vía SICT son San Luis Potosí con 3 mil 142.2 millones de pesos para construir carreteras”. Es decir de aprobarse este proyecto de inversión para obras de infraestructura para el próximo año, el estado de San Luis Potosí sería la tercera entidad más beneficiada por el gobierno federal, solo por debajo de proyectos de la zona conurbada de la Ciudad de México y el Estado de México, y de Quintana Roo. El gobierno federal estaría invirtiendo en obras en la entidad potosina, el 6.5 por ciento del presupuesto total para este rubro, una cifra inédita…

DE confirmarse esto y si la federación cumple, San Luis Potosí tendría la oportunidad de resolver graves y añejos problemas de infraestructura, principalmente los problemas de movilidad en la zona metropolitana, por ejemplo el estrangulamiento de la carretera a México, que en sus dos sentidos, ida y vuelta, no hay día en que no esté colapsado uno o los dos, convirtiendo esta importantísima rúa en un enorme estacionamiento, filas kilométricas que esperan para avanzar. Ahora el conflicto se centra en carriles de entrada a la ciudad, es decir de Querétaro a San Luis, donde en los puentes de La Pila y en menor medida el del entronque con Villa de Reyes, donde se hace un “nudo” que hace un cuello de botella, lo que urge es reactivar y concluir la vía alterna, la prolongación de la Av. Juárez a los ejes 132 y 140 de la Zona industrial para desfogar el tráfico y desahogar la carretera 57, también se debe de rescatar el fallido proyecto de Red-Metro, el sistema de transporte a la Zona Industrial para inhibir el uso de vehículos, así mismo se debe de proyectar una ciclovía para este rumbo para incentivar el uso de la bicicleta, con todos los beneficios que esto conlleva…

PERO eso no sería todo, hay áreas donde también se requiere de infraestructura urgente y necesaria, como los puentes en la carretera a Rioverde a la altura de Quintas de la Hacienda y la desviación a Los Gómez, o también puentes elevados en la carretera a Matehuala a la altura de Palma de la Cruz y de Enrique Estrada, y comenzar a planear a mediano plazo un segundo anillo periférico, no privado, sino público. Con el Circuito Potosí, ya se demostró que cuando hay voluntad política se puede avanzar, si la actual administración de Ricardo Gallardo Juárez resuelve o al menos avanza en el desahogo del tráfico en la 57 y mejora la movilidad en la zona metropolitana, será un hitazo, un conflicto que durante años se habló, se prometió y nunca se hizo nada, pero en fin, ojalá y así sea por el bien de todos…

PASANDO a otros temas, cuánta razón tenía Marín Lutero al acuñar aquella frase que dice: “tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda”. Resulta que Alejandro Pérez Rodríguez, mejor conocido en el bajo mundo como “el corazón de condominio”, salió como la frase de Lutero: ingrato, soberbio y envidioso, Alejandro Pérez fue nombrado al inicio de este trienio como director de la Unidad de Gestión del Centro Histórico de la capital por el actual alcalde, pensando que como presidente de la Canaco y de la organización Nuestro Centro, tenía el conocimiento y la capacidad para resolver los problemas del primer cuadro…

PERO oh decepción, esto no fue así, su gestión fue un desastre, utilizó el cargo solo para favorecer a “amiguitas” y compadres” y nunca resolvió nada, al contrario, lo complicó aún más y ante su fracaso fue removido del cargo, pero para “guardar formas” se le dio la salida de una “renuncia”, pero hace unos días, a Pérez Rodríguez le salió lo rabioso y en una entrevista con varios exdirigentes empresariales se desató en críticas contra Galindo, es más, fue el más ácido y cruel crítico, cuando él fue parte de la administración y salió por malo e inepto, pero en fin, así las cosas, de que los hay los hay…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.