19-06-21

SI bien el organismo electoral ya declaró un ganador definitivo de la elección constitucional de gobernador del estado, por instantes se creyó que las etapas procesales no avanzarían más allá de las denuncias de los opositores…

EL clima electoral de San Luis Potosí parece sugerir que habrá choque frontal entre presuntos vencedores y presuntos vencidos; hay un grupo muy importante de votos que representan al candidato a la gubernatura que se quedó con el segundo lugar; incluso proporcionalmente tiene más votos reconocidos, que otros candidatos a gobernador en diferentes épocas…

ES cierto que el gobierno del Estado asumía el control directo y total de las elecciones de 1991 hacia atrás, e incluso las etapas tanto de organización como calificación de la elección formaban parte de procesos de exclusiva validación del secretario general de gobierno en turno y de un Congreso del Estado que a pesar de tener representantes de partidos políticos, se erigía en colegio electoral…

LA elección del 18 de agosto de 1991, trajo como discusión principal un desaseo de los comicios, que obligaba a buscar la ciudadanización de los organismos electorales y a la autonomía del control del proceso; ese fue precisamente el motor de lucha del extinto líder civilista Salvador Nava Martinez, al que se sumaron algunos líderes políticos de la época y organizaciones civiles nacionales e internacionales…

AÚN con una votación cuyo reconocimiento de números sólo era facultad discrecional del gobierno, el peso de la oposición creció hasta resolver las primeras reformas electorales de la época…

EN 2021, treinta años después, la elección en la que fue declarado ganador José Ricardo Gallardo Cardona no será cosa fácil de dirimir; el sólo resultado electoral y una serie de antecedentes que ya eran comentados por opositores, ponen de relieve que la llegada del Partido Verde abrió dos frentes; por un lado, y como no había ocurrido en 30 años, se reagrupó el Frente Cívico Potosino, y por otro, los partidos políticos competidores por la Coalición “Sí por San Luis Potosí”, están a punto de iniciar una fuerte batalla jurídica por la nulidad de la elección…

SE espera una batalla legal desde ambos lados, para dirimir en tribunales tanto el resultado como el propio proceso electoral, y la defensa de las posturas tanto de la declaratoria de la constancia de mayoría, como de aquello que los opositores integran en expedientes como irregularidades del proceso…

SIN duda, el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana heredó un paquete más grande de lo que se creyó, tendrá mucho trabajo para participar de la discusión que ahora se encuentra en la cancha de los tribunales electorales, y sin duda será llamado a juicio para responder por un proceso calificado como concluido…

LOS dos grupos opositores y el propio gobernador electo y su alianza de partidos, sin duda esperarán que el organismo electoral se comporte a la altura de una institución que defiende la legalidad, que argumentará pero también mantendrá una postura equilibrada…

POR lo pronto, el reloj parece volverse muy lento cuando las partes en un conflicto no se ponen de acuerdo, cuando hay posturas encontradas y un clima poselectoral que se antoja tan complejo como el de 1991, tan jurídicamente activo y polarizado como entonces.

PD.- En lenguaje coloquial, a través de las décadas se dice en San Luis Potosí, que en una analogía de la artesana cocinera de tacos rojos potosinos con los políticos, estos últimos echan más crema a los tacos en vísperas de las elecciones. Así, el gobierno morenista promovió la vacunación de diferentes sectores con mucha rapidez antes del 6 de junio, y de pronto se detuvo todo. Las vacunas llegan ahora de manera más lenta, e incluso con nuevas variantes y estrategias, pero más despacito. En diversos sectores despierta el temor de que las segundas dosis no lleguen a tiempo, o que los chicos de primaria y secundaria vean sus dosis hasta 2024. Nada le cuesta al gobierno hacer su chamba justo a tiempo.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.