18-06-22

A pesar de que este 2022 no es un año electoral, de nuestros impuestos, el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (Ceepac), destina a los partidos políticos con registro estatal cerca de 130 millones de pesos, huelga decir que es dinero tirado a la basura, pues la falta de transparencia y lo laxo del Ceepac para fiscalizar estos recursos a los partidos, hace que este dinero se desvíe fácilmente. Un ejemplo claro es el presupuesto del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de capa caída y hoy cuarta fuerza política en la entidad por lo cual sus prerrogativas vienen disminuyendo pero no dejan de ser un buen negocio para el dirigente en turno, Elías Pesina, por ejemplo, por ley, todos los partidos políticos deben de destinar el 3 por ciento de sus recursos ordinarios para la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres y otro 2 por ciento para lo mismo pero con jóvenes y otro tanto para la capacitación en general de sus militantes y/o simpatizantes…

DESDE hace años, el otrora invencible paga millones de pesos al año por concepto de presuntas “capacitaciones” a militantes, mujeres y a jóvenes, pero de forma tan desaseada y burda que no sabemos cómo ningún órgano fiscalizador ni el INE ni el Ceepac hayan detectado esta irregularidad donde millones de pesos de nuestros impuestos son desviados, por ejemplo, al finado Aurelio Gancedo, entonces director del Instituto Reyes Heroles, le destinaban hasta dos millones de pesos al año para este rubro, que eran justificados con factura a nombre del mismo Gancedo…

PARA la capacitación de mujeres, este recurso es justificado con facturas de una empresa denominada Consultivo Jiti S.A. de C.V. con domicilio en la Ciudad de México, que se dedica a dar consultorías empresariales y laborales, para la capacitación “liderazgos políticos de jóvenes”, el PRI pagó cientos de miles de pesos a la empresa Pralco S.A. de C.V. que se dedica… ¡a la construcción!, además por presuntos “servicios administrativos” el tricolor eroga también cientos de miles de pesos a la empresa “Distribuidora Rancor S.A. de C.V. a pesar de que, según denuncias de la organización Ciudadanos Observando, este negocio desde 2019 aparece como proveedor cancelado en el sistema integral de fiscalización…

SON dos conceptos donde se va la mayor parte del recurso del presupuesto del PRI en la entidad: las mentadas capacitaciones que nadie o nunca ha ido a una, y la nómina. Actualmente, según la página de transparencia, el tricolor gasta mensualmente un promedio de 730 mil pesos en el pago de sueldos de alrededor de 54 empleados de los cuales muy pocos, digamos unos 15 aproximadamente son los que asisten a laborar al desolado edificio del Comité Directivo Estatal en la Av. Luis Donaldo Colosio, lo que se traduce que una buena mayoría de los “trabajadores” son “aviadores”…

PERO lo que es peor, alrededor del 20 por ciento de los “trabajadores” que reciben un sueldo mensual en el PRI, “dobletean” al tener otros cargos públicos, veamos dijo un ciego: Miguel Ángel Mata Zúñiga, aparece en la nómina del PRI como “coordinador de estrategia digital” con un sueldo bruto mensual de 24 mil 212 pesos, pero según la página de transparencia del Ayuntamiento capitalino, también aparece como “Jefe de área C” en la Delegación de Pozos con un salario de 19 mil 314 pesos al mes. Ricardo René Breceda Torres, subsecretario de Organización del CDE del tricolor en SLP aparece con un salario de 18 mil 711 pero también es empleado en la delegación de Pozos como “Asesor A” con un salario de 19 mil 314…

MIENTRAS que Francisco Javier Hernández Alonso, asistente en la Secretaría de Gestión Social del PRI recibe 11 mil 29 pesos al mes del tricolor, en la oficina de Regidores gana 12 mil 492 pesos como “Asistente Administrativo B”. en tanto Francisca Isela López Pineda, asistente en la Secretaría de Finanzas del tricolor aparece con un salario de 11 mil 29 pesos, también en la oficina de regidores de la capital aparece como “Asistente Administrativo E” con un salario de 9 mil 157 pesos. Luis Gerardo Pérez Mendoza, titular de la Secretaría Jurídica y de Transparencia del CDE del PRI recibe un sueldo de 11 mil 28 pesos al mes, pero en el municipio capitalino, como “Asesor A” se embolsa también al mes 19 mil 314 pesos. Marco Luis Polo González cobra en el PRI como auxiliar 8 mil 712 pesos y en la delegación de La Pila 11 mil 450 pesos. Edgar Adán Lara Martínez, subsecretario de Acción Electoral del tricolor gana 20 mil pesos al mes, pero como “asesor” en el Congreso del Estado se embolsa 24 mil pesos mensualmente, y por último, Aleyda Lidoyne Jonguitud Austria, titular de la Unidad de Transparencia del PRI gana 13 mil 258 pesos, pero como secretaria ejecutiva de la delegación del CONAFE en SLP se lleva 23 mil 210 pesos al mes. ¡No te acabes PRI!…Armando Acosta

 

 

 

 

 

 

Bookmark the permalink.

Comments are closed.