16-04-22

UNA buena, una mala y otra peor. La buena, es que, aunque Usted no lo crea, según la organización Causa en Común, durante el primer bimestre del año en curso, en la entidad potosina los homicidios disminuyeron en un 17 por ciento y los feminicidios un 83 por ciento, la noticia mala es que, según el mismo estudio, los delitos de robo se incrementaron, el de vehículos que aumentó un 54 por ciento y el atraco a transeúnte un 52 por ciento, lo que coloca a San Luis Potosí en el Top-5 de los estados con mayor crecimiento en estos crímenes…

LA peor es que tan sólo el día de ayer, en menos de 24 horas, en la capital potosina se registraron cinco homicidios dolosos. El primero fue un asesinato doble cuando en un domicilio de la Col. Mártires de la Revolución, sicarios abrieron fuego contra tres personas, un padre y su hijo que lamentablemente fallecieron y una mujer resultó lesionada; al mediodía, en la violenta delegación de La Pila, un hombre fue ultimado a tiros en calles de la Col. Centenario; horas más tarde se localizó el cuerpo sin vida de un masculino, con el cráneo destrozado, al parecer con una piedra, en las vías de la Col. Las Flores, por la noche, en la calle Tlacalael de la Col. Rancho el Aguaje, al menos 5 delincuentes tocaron la puerta de un domicilio, cuando un hombre les abrió la puerta le dispararon en cinco ocasiones y falleció…

DEFINITIVAMENTE algo no está funcionando bien en la pomposamente renombrada Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) del ayuntamiento capitalino a cargo de Juan Antonio Villa Gutiérrez, en teoría, la especialidad del alcalde Enrique Galindo Ceballos es la seguridad pública, debido a que durante toda su vida ha desempeñado cargos en corporaciones de todos los niveles de gobierno, desde director de seguridad en la ciudad en el trienio de Octavio Pedroza, pasando por la dirección de la entonces Policía Ministerial, Secretario de Seguridad Pública del Estado en la época del gris Fernando Toranzo, llegando hasta titular de la extinta Policía Federal en el sexenio de Enrique Peña Nieto…

EN el papel se ve bien que elevaran de dirección a secretaría a Seguridad Pública Municipal, en teoría, apantallaron en su momento con la adquisición de nuevas patrullas, “quezque” con tecnología de punta, cámaras personales a cada elemento dizque para “acabar con la corrupción”, en el discurso se escucha muy bonito los “cuatro ejes rectores” para mejorar la seguridad en la capital, pero en la triste y cruda realidad, en las calles, en el sentir de los potosinos, nada ha funcionado, la inseguridad y la violencia se incrementa en la ciudad capital, ante la displicencia y modorra de la corporación municipal, en resumidas cuentas sólo fue un cambio en el papel y en el discurso, le pusieron una carrocería de un Ferrari a un chasis y un motor de un “vocho” viejo…

LA corrupción, los abusos y la indisciplina en la SSPC no ha desaparecido por más patrullas nuevas que traigan, por ejemplo, el pasado martes al mediodía, en la calle de Arista esquina con Tomasa Estévez, la patrulla de la corporación con número económico 5620, una camioneta Pick-Up de las nuevas, se encontraba con la torreta prendida estacionada en doble fila, no, los elementos no estaban dando un servicio, atendiendo un llamado de auxilio, los “polisías” se encontraban comiéndose una tortas tan campantes y frescos mientras la unidad estorbaba, claro que los “Polisías” tienen derecho a ingerir sus sagrados alimentos, ¿pero estorbando la vialidad?, pero aún, cuando un ciudadano comenzó a tomar fotos de la patrulla mal estacionada, un gordinflón policía lo encaró y le reclamó, todo tienen, descarados y groseros…

TRADICIONALMENTE, por años, por comodidad, ineptitud e incapacidad, los ayuntamientos escurren el bulto y evaden su responsabilidad en el rubro de la seguridad, endosándole este rubro al estado, pero la ley es muy clara, es el municipio quien tiene como responsabilidad velar por la seguridad de los ciudadanos. Esperemos que esto cambie rápidamente, y que la expertíz del alcalde en temas de seguridad se refleje de inmediato, en fin…

PD.- Tras dos años suspendida por la pandemia, ayer regresó a engalanar las calles de San Luis la tradicional Procesión del Silencio, con gran afluencia de visitantes, locales, nacionales y extranjeros, se extrañó el sonido que durante al menos los últimos años se instalaba durante todo el recorrido y donde se cantaban sentidas saetas y se comentaba las cofradías que pasaba, eso faltó, y ojalá que ahora sí, ahora que la Secretaría de Cultura se encargó de la renta de las alrededor 5 mil sillas, -que por cierto el costo se incrementó considerablemente- se transparente el recurso obtenido, cosa que nunca pasó cuando Tradiciones Potosinas tenía esta responsabilidad…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.