15-11-23

HORA de afinar la estrategia…

LOS delitos totales en la entidad, en el periodo de enero a octubre del año en curso, se han incrementado en un 11.3 por ciento con respecto al mismo lapso de 2022, según las últimas cifras de la incidencia delictiva publicadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), es decir, se registraron 5 mil 302 delitos más que el año pasado. Por fortuna, los delitos de alto impacto continúan a la baja, por desgracia, no todos, como el secuestro y el feminicidio que tienen un incremento, que se debe de cuidar al extremo para que no se dispare, como en sexenios anteriores, principalmente en el anterior, el del nefasto Juan Manuel Carreras López…

DE los doce delitos más relevantes que mide el SNSP, seis van a la baja y seis al alza. Los que van en decremento son: el homicidio que tiene una disminución del 5.9 por ciento con respecto al año pasado, el homicidio doloso, con una baja considerable del 21.9 por ciento, los delitos sexuales se redujeron en un 18.8 por ciento, los robos totales un 5.1 por ciento a la baja, el robo a casa-habitación en un 19 por ciento, así como el robo de vehículos automotores que disminuyó en un 13.3 por ciento. Los delitos que van a la alza son: las lesiones que subieron un 7.3 por ciento, los feminicidios que pasaron de 7 en 2022 (hasta octubre) a 11 en el año en curso, los secuestros aumentaron un 27.2 por ciento, la violencia familiar se incrementó un 7.7 por ciento y, el que más se disparó, el narcomenudeo, con un 223.1 por ciento…

DEL total de los delitos registrados (5 mil 125) en octubre pasado, el delito contra el patrimonio (los diversos tipos de hurtos) representa el 42 por ciento, mientras que el de narcomenudeo es el 12 por ciento, es decir, tan sólo en este par de delitos se concentra el 50 por ciento del total presentado. En lo que respecta al robo hay que apretar y afinar la estrategia, ahora con los cambios de mandos se debería de aprovechar para realizar las modificaciones. Una de las herramientas principales para combatir el robo, en todas sus modalidades, es el tan llevado y traído y cacareado C5-i2, toda la tecnología al servicio de los ciudadanos, cientos de cámaras instaladas estratégicamente, que en combinación con una excelente coordinación y comunicación con los elementos en tierra, debería de dar resultados, el problema es que el C5-12, es una gran elefante blanco reumático, desde que llegó como titular la doña Gracia Cristina Zúñiga Malvarez…

ZÚÑIGA Malvarez llegó en abril del año en curso como directora del área de Tecnologías de la Información e Inteligencia, presuntamente “enviada por la federación”, pero no cuenta ni con la experiencia ni las habilidades que requiere este neurálgico puesto, la señora es contadora pública por el Politécnico Nacional y licenciada en derecho por la UNAM, y se ha desempeñado en cargos en Tribunales de Justicia, en delitos fiscales del SAT, en la Procuraduría Fiscal, por su especialidad en materia penal y fiscal. Impresinante su currículo, pero de nada sirve si la señora no habla con nadie, no colabora, se encierra en su oficina, no se le ve por ningún lado, solo para cobrar. Por cierto, donde ayer hubo cambios, fue en la Dirección General de Ejecución de Medidas para Menores, anteriormente conocido como el Tutelar de Menores, Sergio Márquez Aguilar, quien era su titular desde el inicio de la actual administración, presentó su dimisión, pero al parecer no de manera voluntaria, ya le contaremos con más detalles los pormenores de esta “renuncia”…

DÓNDE hay cambios –por fin- es en el gabinete de seguridad de Soledad de los Ranchos, tómelo bajo reserva, pero trascendió que el director de Tránsito y Policía Vial, Luis Manuel Vidales Navarro, después de meses de desorden, caos y corrupción, se va; al parecer quien lo suplirá será Ricardo Reyes, un agente muy cercano a Leobardo Aguilar Orihuela, a ver qué tal sale. Pero mejor noticia sería que destituyeran y sometieran a una investigación por todas sus tropelías y corruptelas es al impresentable director general Héctor Edgar Mar “Del Diablo”, eso sí aplaudirían los soledenses, pero en fin…

TAMBIÉN a quien deberían de pedir su renuncia es al director del Centro Estatal de las Artes (CEART), el economista foráneo Miguel Ángel Romero Miranda, que de los seis meses que ha estado en el cargo, al menos cuatro se la pasa fuera de la entidad, por ejemplo lleva ya semanas sin pisar su lugar de trabajo, el problema no es su ausencia, porque según él deja “encargados” como la impresentable Luz del Carmen González Palomera; el real conflicto es las pocas veces que acude, pues al desconocer totalmente del tema del arte, hace cada barbaridad y desorden, lo cual tiene al CEART sumido en la peor de sus crisis, a ver si el titular de Cultura, Mario García toma cartas en el asunto…Armando Acosta

 

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.