14-08-21

EL de ayer, el sexto y último informe de gobierno de Juan Manuel Carreras, fue un evento lamentable, lleno de autocomplacencia, verdades a medias, ausencia total de autocrítica, indulgente y al final, hasta con lágrimas de cocodrilo vertidas por el primer mandatario estatal, un evento que no debió de haberse realizado, por muchas medidas sanitarias implementadas, tras presentarse el peor día de contagios desde que inició la pandemia en la entidad con 813 casos y estar a ”un punto” para llegar al semáforo rojo de riesgo máximo, con más de 5 mil casos activos…

EL de ayer, fue un informe donde “el güerito” Carreras describió a “Carrerilandia”, una entidad “color de rosa”, muy lejana a la realidad en que vivimos los potosinos, donde hay desarrollo, cultura, empleo, inversión, seguridad, donde se disminuyó la pobreza, un campo pujante, cero corrupción, ninguna injusticia y la impunidad desterrada, donde no hay deuda, con obras, entre otras lindezas, salud en los primeros lugares… pero nos cayó el Covid-19; una frase robada del muro de Facebook de un amigo y compañero, no puede describir mejor el evento de “Carreritas”: “El estado iba derechito a niveles escandinavos, pero nos chingó el Covid”…

SIN duda alguna la pandemia de Covid-19 “le cayó como anillo al dedo” a Juan Manuel Carreras, pretexto perfecto para escurrir su responsabilidad ante un pésimo desempeño, un evidente y demostrado mal gobierno, un argumento para disfrazar su incapacidad, abulia y desprecio para dirigir al estado estos seis largos, lamentables, un sexenio perdido por un gobernante que naufragó en las aguas de la corrupción, la opacidad, la demagogia y la falsedad…

EN cuestión de las finanzas públicas, Carreras describió una administración boyante y donde el mejor logro de su gobierno fue liquidar los préstamos quirografarios solicitados, ¿por qué cree Usted querido lector?, ah por culpa del maldito Covid-19, lo que se le olvidó al gobernador es señalar, primero.- que era su obligación pagar estos créditos bancarios debido a que la Ley de Disciplina Financiera indica que estos préstamos deberán de estar liquidados tres meses antes de que concluya la administración y segundo.- que nadie sabe a dónde fueron a parar miles de millones de pesos de estos créditos, se sabe que la mayoría de estos recursos fueron a la Secretaría de Salud, entonces en manos de la impresentable Mónica Rangel, envuelta en no pocos casos de corrupción…

EN el rubro de seguridad se dibujó un panorama envidiable, culpó, obviamente, que la incidencia delictiva creció debido al Covid-19, a la crisis económica provocada por la pandemia, a que la entidad “es vecino de 10 estados” y los infaltables: “estamos por debajo de la media nacional” y “en estados vecinos están peor”, pero sí presumió que los policías estatales “son los que más ganan en el país”, que se construyeron varios edificios y el inútil C5-i2, que se instalarán más cámaras, que él es el mandatario estatal que “más veces acudió a las mesas de seguridad diarias”, ¿de qué nos ha servido a los potosinos tantas millones presuntamente invertidos en equipamiento, tecnología y salarios si estamos peor que nunca, en una ola histórica de inseguridad y violencia?…

EN cuestión de impartición de justicia, los dos temas que más resaltó Carreras fueron dos: que el Fiscal General del Estado fue electo por unanimidad del Congreso y el rescate de un menor arrebatado a su familia en la Huasteca, del histórico rezago en averiguaciones previas, de la corrupción que carcome la FGE, del terrible déficit de Ministerios Públicas, ni una palabra…

Y así podríamos continuar pero nos faltaría espacio para señalar todas las inexactitudes y frivolidades expresadas por el gobernador en su último informe, como por ejemplo, en deportes, “tenemos a un gobernador que se levanta todos los días a correr por las mañanas”; o presumir en cultura dos museos, los Leonora Carrington, uno en la capital y el otro en Xilitla, pero hace ya más de tres años, “parques padrísimos”, un “Hospital Central moderno y nuevo” pero sin equipamiento, o el peor: “la pobreza tuvo un repunte a nivel nacional pero en SLP, con mucho gusto informo que bajó, aplaudan porque eso costó mucho trabajo”…

EN su mensaje final, el gobernador, no sabemos si fue porque le remordió la conciencia por tantas mentiras o porque entrega un estado destrozado y muy malas cuentas, soltó “lágrimas de cocodrilo”, pero nadie, absolutamente nadie se las compró, ni hablar, Juan Manuel Carreras se va por la puerta trasera y directo al basurero de la historia…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.