13-10-23

En su agenda del día, este jueves el gobernador Ricardo Gallardo Cardona comentó un punto espinoso, en el que se refiere a la petición de cooperación para la construcción de un puente peatonal, en una zona donde cruzan los pequeñines a una escuela privada en la carretera a Rioverde…

SU pronunciamiento de que el plantel educativo pague por la construcción del puente, podría generar el acuerdo de los padres de familia, o por el contrario, generar controversia, si se considera que la obra no se desarrollará en el interior del plantel, sino en la vía pública y precisamente para la utilidad de la ciudadanía…

LA controversia se ubica en la disyuntiva de cobrar o no lo necesario para la construcción del puente, en una vialidad que progresivamente se va volviendo más rápida, porque finalmente los puentes vehiculares aceleran la movilidad y al mismo tiempo, convierten a las vías rápidas en un peligro para los peatones…

PONER condicionantes para hacer una obra no es lo más elegante que se le puede ocurrir a un servidor público; de hecho, pensar primero en las trabas y luego en las soluciones, hace parecer que no hay ganas de construir el puente; no es por el colegio, es por todos los ciudadanos que pasan por la zona…

EL propio gobernador fue alcalde de Soledad de Graciano Sánchez, y conoce de las terribles carencias de las que incluso en el discurso público se ha llamado por años “la pobre y sufrida Soledad de los Ranchos”…

OJALÁ el pronunciamiento del gobernador solo haya sido producto del cansancio de la actividad diaria, de la fatiga y de un mal rato y no una propuesta que dejaría un mal precedente, si lo que se busca es que la ciudadanía pague por lo que puede hacer el sector público por ella…

POR otra parte, es de imaginarse el regadero de emojis de caras que lloran de risa en cuentas de WhatsApp de los presentes, cuando en pleno evento de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, Dolores Eliza García Román, primero comenzó a leer una iniciativa en vez del pronunciamiento del Congreso por el centenario de la institución educativa, y luego leyó el documento correcto que le ocupaba, pero con un pésimo nivel de lectura. Escenas como esa, son las que hacen ver la urgencia de que una vez ganada de manera democrática una elección como de verdad y de manera legítima así ocurrió en 2021, los futuros diputados se sometan a cursos intensivos y profesionalización, por ejemplo, en la lectura ya no de minutas, las iniciativas y pronunciamientos legislativos, sino en simple y llana lectura, ya si comprenden lo que leen ya sería ganancia…

EL gobierno federal destinó al gobierno estatal 50 millones de pesos para que los entregue a la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, con el fin de arreglar un largo litigo por los derechos de un pozo de agua que se tuvo con la Conagua. Los recursos llegaron a Gobierno del Estado en 2021 y en el cambio de gobierno, los dineros nunca fueron pagados a la dependencia federal. En suma, el actual Gobierno del Estado se quedó con ese dinero, y es fecha que no lo paga…

EL proceso electoral que viene será muy costoso, pero al mismo tiempo, una prueba de fuego para determinar si los partidos bajan su gasto en general, o en su caso como mínimo el dinero se reparte de manera justa para garantizar la equidad en la participación.

A estas alturas, diputados federales y senadores ya deberían estar pensando en la generación de nuevos esquemas de financiamiento que distraigan lo menos posible el recurso público, y al mismo tiempo blinden a partidos e instituciones para evitar que alguien meta dinero malo a las acciones aparentemente buenas.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.