13-10-12

LAS cosas al interior de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) están mucho peor y más graves de lo que se pensaba, la anterior administración, la de Juan Manuel Carreras permitió y solapó durante todo su sexenio una serie de irregularidades y corruptelas que han socavado la dependencia hasta sus cimientos, lo que ha provocado una descomposición en la corporación y un incremento preocupante en los índices delictivos. Hoy se ha detectado y documentado que al menos 400 mil pesos al mes, eran destinados presuntamente al pago de combustible para patrullas inservibles que se encuentran desde hace meses o hasta años en distintos corralones y pensiones; es decir, al año 4 millones 800 mil pesos de nuestros impuestos fueron desviados a bolsillos de funcionarios sin escrúpulos, lo que da un total en todo el sexenio de 28 millones 800 mil pesos que no sólo se robaron, sino que dejaron a los vehículos policiacos sin gasolina para vigilar a la entidad…

IRREGULARIDADES como la anterior hay para aventar para arriba, desde el cobro a los elementos de la policía estatal por cambios de adscripción, vacaciones, permisos y los famosos “brincos” que era pagar por no ir a laborar, también se detectó el pago en el último año de al menos 70 millones de pesos a la empresa Surtipractic, para proporcionar alimentos a los internos en el penal de La Pila, cuando en realidad lo que les daban de comer era bazofia incomible, verduras echadas a perder cocidas, donde los mismos reos eran los cocineros y no les pagaban e incluso el gas que tenía que pagar la compañía beneficiaria del contrato, lo pagaba el erario, se encontró también que al menos tres cámaras fotostáticas profesionales así como una computadora Mac de la corporación, fueron descaradamente empeñadas en un negocio denominado Prestocash en la sucursal de la Col. Progreso…

PRESUPUESTOS millonarios para mantenimiento de inmuebles que se pagaron pero nunca fueron ejecutados, por ejemplo el Edificio de Seguridad Pública se cae a pedazos y los baños de los mercados están más presentables que los de la Policía Estatal o el penal de La Pila, donde desde hace al menos 10 años no se impermeabilizan los techos, muchos menos hay mantenimiento en las demás zonas, pero eso sí se erogaron casi 4 millones de pesos para pagar las rentas de los jefes policíacos y altos mandos de la SSPE, amén de un parque vehicular destartalado, en su mayoría inservible y en donde por ningún lado se puede ver los millones de pesos que dicen se pagaron para su mantenimiento…

TODA esta corrupción que permeaba desde los altos mandos hasta el último de los policías, toda esta descomposición, irresponsabilidad e ineptitud, provocaron que extensas zonas de la entidad fueron entregadas a la delincuencia organizada y a la desorganizada también, el caso más palpable es el de ayer, en Ciudad Valles, el tercer municipio en importancia de la entidad, donde se desmanteló una red de video-vigilancia instaladas en al menos 10 puntos estratégicos, la mayoría en cantinas, cervecerías o billares, de donde un cártel delincuencial vigilaba toda la ciudad y obviamente los movimientos de las corporaciones de seguridad, principalmente de la Guardia Nacional o del Ejército Mexicano para poder operar libremente. Lo anterior no puede quedar impune, el actual gobierno está obligado a proceder conforme a la Ley y castigar la corrupción que hoy tienen de rodillas a los potosinos, a la par, debe de implementar estrategias para fortalecer la seguridad y ganarle la partida al crimen, no hay más…

TÓMELO bajo reserva, pero trascendió que por el mismo derrotero de corrupción se encuentra la Dirección de Comercio del municipio capitalino, donde en la administración de Xavier Nava Palacios se ofertaron permisos no sólo de cerveza, sino para comercios, gasolineras e industrial y demás rubros, por decenas de millones de pesos, que obviamente no fueron a parar a las arcas públicas sino a los bolsillos del ex director Gabriel Andrade Córdova y de Aldo Mikael Ramos Amador, coordinador de actividades comerciales, a pesar de que borraron algunas evidencias hay elementos suficientes para interponer una denuncia penal que no los salvará del bote, ojalá…

PD.- Tenía que ser Rubén “uñotas” Guajardo, no podría ser de otra manera, lo trae en su ADN, resulta que el diputado panista y coordinador de esta bancada en el Congreso, fue el único que se opuso en la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en la iniciativa para reducirse sus dietas y prestaciones, pero al final de cuentas la mayoría se impuso y no le quedará de otra al “uñotas” Guajardo que aceptar la reducción de su poco desquitado sueldo, que bueno…Armando Acosta

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.