12-10-21

COMO los cangrejos. Tal como se lo adelantamos en este espacio, ayer, el rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), Alejandro Zermeño, presentó al ex fiscal general del estado, Federico “el pirruris” Garza Herrera, como el nuevo secretario general de nuestra máxima casa de estudios, en sustitución del Lic. Marco Antonio Aranda, quien por motivos de salud presentó su renuncia al cargo. De golpe y porrazo, Garza Herrera se perfila como fuerte candidato a la rectoría dentro de dos o seis años, si se reelige Zermeño, esta designación de Federico Garza es sin duda una imposición por parte del rector, pues trascendió que no consultó a consejeros, directores ni a la dirigencia estudiantil FUP…

CASI dos años después, Zermeño cumplió su deseo de que Garza Herrera fuera su secretario general, pues fue su primera opción cuando asumió la rectoría, pero el entonces gobernador Juan Manuel Carreras no aceptó la renuncia del entonces titular de la FGE; Marco Aranda llega a la secretaría pero enferma de Covid-19 y su salud no era la óptima, por lo cual el rector analiza nombrar a Daniel Pedroza, en ese entonces secretario de Finanzas del estado, pero las desastrosas condiciones en que se encontraba la dependencia y las campañas políticas fueron aplazando el nombramiento, hasta que se canceló definitivamente tras la derrota de Octavio Pedroza en la elección de gobernador, Zermeño no quería dar la impresión de que la UASLP sería el refugio de los perdedores…

LA llegada de Federico Garza a la segunda posición en importancia en la UASLP, no garantiza que las cosas cambien en nuestra máxima casa de estudios, sumida en una recurrente crisis y donde el cambio de rector no ha cumplido con las expectativas que se esperaban tras la llegada de Zermeño y la salida del grupúsculo enquistado en el poder por años, del ex rector Manuel del Villar, si bien el pretexto de la pandemia de Covid-19 le cayó como anillo al dedo al galeno, quien en abril próximo cumplirá ya dos años en el cargo de rector, pero es fecha que la UASLP, tras dos periodos de clases online, no cuente con una plataforma propia confiable para dar clases, que se siguen dando en una plataforma pública…

LAS banderas que enarboló Zermeño para llegar a la rectoría: la del cambio, el fin de la corrupción, el nepotismo, la opacidad, nunca llegaron, es fecha de que no hay avances ni castigo en la investigación de que a más de seis meses que se tuvo que desalojar el “nuevo” edificio de la Facultad de Ciencias, erigido e inaugurado por el anterior rector del Villar, debido a las innumerables fallas estructurales y de diseño que ponían en riesgo a alumnos y catedráticos; no existe la transparencia, pues a pesar de que ya van por el tercer semestre sin clases presenciales, la universidad sigue cobrando la “cuota de servicios generales” de alrededor de 2 mil pesos por alumnos este recurso presuntamente está destinado al mantenimiento de espacios universitarios así como la compra de insumos de limpieza, estamos hablando de más de 120 millones de pesos que se siguen cobrando a los alumnos sin que se tenga claro el destino de estos dineros…

POR su parte, Federico Garza Herrera no llega en las mejores condiciones a la Secretaría General de la UASLP, llega muy desgastado tras seis años de desastrosa gestión como Fiscal General del Estado, donde por cierto le quedaban todavía dos años en el cargo, pero renunció, el prestigio de buen abogado que ganó en años de vida profesional se evaporó, nunca pudo dar rumbo a la FGE, nunca acabó con el rezago, ni la corrupción, ni las innumerables irregularidades, siempre por las ramas, nadando de a muertito, Federico Garza dejó mucho que desear en su último cargo público, ¿qué garantías tienen los aniversarios de que ahora sí dará resultados?, ni hablar…

PD.- Tómelo bajo reserva, pero trascendió que este jueves, en la sesión del Pleno del Congreso local, los diputados votarán el presupuesto de egresos para el próximo año, y por extraño que parezca por primera vez en muchas legislaturas, están proponiendo disminuirse el salario y algunas prestaciones, así como reducir el gasto en contratar “asesores”, al parecer se pretende bajar casi 9 millones de pesos el presupuesto 2022 con respecto al del año en curso, lo más extraño es que la Auditoría Superior del Estado pide un incremento de casi 24 millones de pesos a su presupuesto, si se aprueba esto, también por primera ocasión la ASE tendría ingresos superiores al Legislativo, en fin…Armando Acosta

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.