12-07-22

LOS siguientes son relatos confiables de varios personajes que estuvieron o están muy cerca de Francisca “Paca-billetes” Reséndiz Lara, propietaria de la franquicia del sindicato de burócratas el SITTGE, donde dibujan a la perfección la esencia y personalidad de la “líder” que durante ya varios lustros ha usufructuado el sindicato, con gran éxito para su beneficio personal a costilla de los trabajadores. Francisca “billetes” Reséndiz y un pequeño grupo de seguidores –los cuales hoy repudian a “la Paca” por sus traiciones- se separaron del SUTSGE alegando que había un “cacicazgo” de “Nina” Lara, y se fueron a formar el SITTGE, donde se creó otro cacicazgo pero ahora de “paca-billetes”, su colaboradores la describen lista, calculadora, pero ruin y ambiciosa, con una personalidad que raya en lo obsesivo compulsivo y un trato déspota a sus subordinados, Reséndiz maltrata a sus colaboradores por no llegar a la perfección, por no hacer las cosas como la “cacique” quiere…

POR ejemplo, el Campamento de Verano del SITTGE que año con año se realizaba se suspendió en el 2016, pues la hoy tesorera Rweséndiz Lara se molestó con las organizadoras alegando que las actividades de cantos, juegos, manualidades etc., estaban mal planteadas y por eso ya no lo continuó al siguiente año, afectando a cientos de trabajadores que tenían en verano una actividad para sus hijos menores, pero lo que sí continuó haciendo fue cobrar el dinero que el gobierno destinaba al sindicato para este fin…

“PACA-billetes” no tiene empacho en realizar proyectos o actividades rimbombantes, siempre y cuando atraigan reflectores y salga en la prensa, aunque después nunca se concreten, por ejemplo, la construcción de las instalaciones propias del sindicato en un terreno que Reséndiz Lara adquirió con dinero de los trabajadores, sin tomarlos en cuenta, en la calle de Bolívar, entre Pascual M. Hernández y Miguel Barragán, hace al menos cuatro años “la líder” presentó el proyecto con planos incluidos, pero es fecha que ni un ladrillo se ha pegado en el lugar, lo que sí continúa haciendo es cobrarle a los agremiados las cuotas para la construcción. Lo que sí hizo la “paca-billetes” fue adquirir una vivienda, también sin tomar en cuenta ni al comité títere, en la calle de Comonfort 550 que es arrendada y nadie sabe a dónde va a parar la renta de este inmueble

OTRO caso de que nada más sus chicharrones truenan en el SITTGE fue la decisión unilateral de paca-billetes para desaparecer el seguro mutualista. Aún andaba en campaña política cuando anunció a sus subalternos que se terminaba el seguro mutualista, sin el voto requerido en Asamblea; ni siquiera pidió opinión o informó a la Secretaria General del sindicato Ana Verónica López, pero eso sí, cobró los adeudos a los trabajadores, algunos debían cinco o siete mutualistas de a 200 pesos cada uno, haciendo cuentas, se quedó con muy buen dinero. Además, a los viudos les daba cantidades risibles de 120 o 150 mil pesos cuando les correspondía arriba de 300 mil pesos.

OTRO proyecto fallido, sin duda fue la Oficina de la Mujer que inauguró el 30 de mayo del 2019 con bombo y platillo con rueda de prensa, fotos y convivio, la apertura una oficina para ayuda a mujeres, esta oficina operó apenas unas semanas debido a que Reséndiz despidió a las psicólogas encargadas, al final sólo quedaron las fotos, igual que la oficina de la Federación Sindical Mundial en México (FSM) de la cual dice ser coordinadora de mujeres sin presentar un documento siquiera, inaugurada en mayo del 2019, mandó rotular un anuncio en la fachada de su sindicato de Avenida Juárez. Hizo un evento al que acudió el Secretario de un sindicato de trabajadores de Salud en Morelia, Michoacán, e hizo un convite. Sin embargo, esa oficina nunca operó y sólo quedaron las fotos como recuerdo. Mismo derrotero tuvo la oficina de su Asociación Civil “Movimiento Por San Luis”…

Y por último la presunta “Tienda Sindical” que la tiene en una de sus tantas casas, en la calle de Gómez Farías y 5 de Mayo, que sólo está de adorno, la “paca-billetes” la abastece de abarrotes sólo una vez al año, pero su negocio está en que cuando un trabajador se afilia, le endilga mil 300 pesos en vales de tienda, que debe de pagar en una sola exhibición o en abonos, luego pasan meses y años para que el trabajador pueda hacer efectivos esos bonos, sin duda los intereses han de ser muy productivos, “jinetear” los recurso de los trabajadores. Estos y otros más, son los intencionalmente fallidos proyectos, de Francisca Reséndiz, pues sólo cumplen su cometido de posar para las fotos de la prensa, ganar dinero a expensas de los trabajadores. Un negocio redondo…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.