11-01-23

ESTADISTA es aquel que piensa en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones, decía Winston Churchill…

DESDE hace más de una década, el transporte público se ha convertido en un objeto con valor de cambio para los políticos; no suben la tarifa, y piden su tanto traducido en votos, o congelan las tarifas y no permiten que los permisionarios obtengan otras fuentes de ingresos, para sostener el servicio…

EL sexenio de gobierno de Fernando Toranzo Fernández, fue el que marcó el antes y el después de la determinación de las tarifas, y desde entonces aparecieron criterios para aumentar solo unos cuántos centavos, incluso por debajo del índice inflacionario, en un escenario de mercado donde hasta el aceite de cocina subió en cantidades estratosféricas…

DESDE la crisis del año 2008, poco a poco se encarecieron las autopartes y con ellas los combustibles, el precio del mantenimiento subió, y hasta los seguros se encarecieron, con aumentos muy por arriba del valor de dinero que las rutas de transporte urbano recaudan todos los días…

ESA estructura de trabajo fue inventada por políticos que tomaron decisiones usando lo que no es suyo y sin comprometer acciones para la sostenibilidad de un sistema de trabajo que llegó a su máximo límite…

OCTUBRE de 2022, fue el tiempo máximo de aguante de los permisionarios, quienes presentaron a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado, un estudio de todos los costos operativos que permiten hacer realidad la circulación de los autobuses, todos los días y a veces de manera ininterrumpida…

EN el documento presentado, dan cuenta de todos los factores que les han causado el daño económico visto hasta ahora, por pagos de personal, servicios, combustibles, derechos, multas, mantenimiento, alza de precios, caída de la afluencia del pasaje en algunas rutas, o hasta algunas que ni siquiera son factibles…

EL escenario de crisis remata con la falta de movilidad del transporte público, derivada de la gente que se quedó en casa por casi dos años, para protegerse de los embates del coronavirus, de las empresas que cerraron sus puertas y las escuelas que mantuvieron a niños y jóvenes fuera de los planteles…

SIN embargo, el transporte público sufre igual que el resto de los potosinos; hay familias enteras que recorren la ciudad a pie o en bicicleta porque no tienen dinero para un medio de transporte más seguro, o sencillamente no salen de su casa por el solo hecho de que estar afuera les genera gastos…

UNA decisión del valor definitivo de las tarifas de transporte urbano, deberá ir acompañado de las políticas públicas para sostener el servicio y propiciar que los ciudadanos lo usen…

IDEAS hay suficientes, pero no bastará con los proyectos, si la autoridad no toma las previsiones financieras, para que el transporte urbano sea un factor de movilidad eficiente, y a la vez una forma de vivir de los concesionarios, choferes, lavacarros, controladores y hasta los que depositan el dinero de la venta del día en los bancos…

BASTA con un análisis a fondo, para hacer que el transporte público sea funcional y sostenible y se necesita la toma de decisiones.

PD. Este martes, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí llegó a su anhelada fecha de centenario. Por ella han pasado miles de estudiantes, docentes, administrativos, representantes de maestros y de alumnos que de una u otra forma han construido la historia. A ellos, se debe la solidaridad con su comunidad, la formación de profesionales que hoy mueven sus alrededores o inventan la realidad. Su legado de 100 años de generaciones de egresados, es una prueba inequívoca de que con autonomía funciona, y lo hace bien.

PD2.- La falta de previsión financiera, es un llamado a tomar en serio que la falta de flujo de dinero puede generar una reacción en cadena, como sucede con diversos entes públicos en donde sus empleados empiezan a reclamar la falta de pagos de compromisos laborales. Algo se tiene que hacer para poner orden.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.