08-09-23

SI lo de Panavi fue “el robo del siglo”, ¿lo de Red-Vigue será el robo del milenio?…

“EL consejero y vocero de la asociación Vive tu Centro, aseveró que el problema radica en la opacidad y falta de transparencia que existe por parte del ayuntamiento capitalino respecto al aumento que se pretende autorizar sin dar explicación debidamente fundamentada, sobre los beneficios reales que se obtendrán con dicho incremento”, lo anterior fue declarado en abril de 2017, en medio del escándalo del caso Panavi, pero podría aplicarse perfectamente en la actualidad después de que el Cabildo capitalino, aprobó de forma exprés y sospechosa, prolongar por 15 años más el contrato de concesión para la recolección de residuos sólidos urbanos no peligrosos, a la empresa Red-Vigue, además de la contratación de más servicios, ambos convenios por un monto superior a los 5 mil 760 millones de pesos, más IVA así como lo escuchó: cinco mil setecientos sesenta millones de pesos, ($5,760,000,000)…

EL caso Panavi inicia con Mario García Valdez, que como alcalde, por medio de un amañado proceso de licitación nacional, otorga a la empresa Panavi, S.A. de C.V., presuntamente propiedad de Juan Cristóbal Salinas Occeli, hijo del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, un contrato por 15 años de duración para cambiar y dar mantenimiento a luminarias “ahorradoras” tipo led del alumbrado público municipal de la capital, el monto del contrato con IVA era por mil 300 millones de pesos ($1,300,000,000)…

DURANTE su campaña a la alcaldía capitalina, Ricardo Gallardo Juárez, calificó este convenio como “un robo en despoblado” y que de ganar, cancelaría de inmediato, cosa que no sólo no sucedió sino por el contrario, ya como presidente municipal, Gallardo Juárez intentó aumentar 200 millones de pesos a la cifra original, es decir de mil 300 millones a mil 500 millones. Con justa razón, medios de comunicación, ciudadanía, partidos políticos y cámaras empresariales, emprendieron una cruzada en contra del leonino contrato a Panavi que duró meses, donde se incluyeron marchas, gritos, desplegados, declaraciones y un evidente caso de corrupción donde, algunos diputados recibieron dinero a cambio de aprobar la ampliación del contrato, amén de que se aseguraba que las lámparas tenían un costo triple a las del mercado…

“EL asunto de Panavi sigue sin definirse, ayer quedó claro que no se pudo obtener las voluntades de los 18 legisladores que se necesitaban para lograr que se aprobara el endeudamiento del municipio de San Luis Potosí por más de mil 500 millones de pesos en los próximos 15 años”, rezaba una crónica periodista en esos aciagos días. Otra más decía: “El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Jaime Chalita Zarur, (N. de la R. actual director de Desarrollo Económico del ayuntamiento capitalino) exhortó al Congreso del Estado a que se investigue y averigüe a fondo el tema del contrato de la concesión de luminarias entre el ayuntamiento y la empresa Panavi “, en tanto que el presidente de la Canacintra Raúl Jiménez, aseguraba que los potosinos no podríamos permitir que “una empresa se apodere del municipio y haga lo que quiera, ya que el costo del proyecto de Panavi, está por demás elevado”…

LA unidad empresarial se vivió y se vió como nunca: siete organismos empresariales: Canacintra, Coparmex, Canaco, IPAC, UUZI, CMIC y Canadevi, firmaron sendos desplegados donde rerpobaban y calificaban de “poco ético que se solicite la ampliación (del contrato), pues no es concebible seguir dando entrada a algo irregular, poco serio y a todas luces perjudicial a las finanzas de la ciudad”, pedían “reglas claras y transparentes que den confianza y credibilidad”, afortunadamente debido a la movilización ciudadana, empresarial y de los medios de comunicación, “el robo del siglo” el contrato de Panavi no prosperó y al final se desechó, triunfó el bien y perdió el mal…

DE bien a bien no sabemos que pasó en estos seis años trascurridos desde el fallido caso Panavi y el día de hoy con el caso Red-Vigue, ¿será que nos volvimos más valemadristas, más pasivos y más agachones y la autoridad más cínica?. El pasado viernes, sin decir agua va, sin informar, por lo oscurito, si decir el monto del contrato, sin sociabilizarlo, de los más opaco y turbio, el Cabildo capitalino, por sus pistolas y a base de “cañonazos” de cifras de más de seis ceros, aprobó ampliar el contrato por 15 años más a Red-Vigue, esto representa alrededor de unos 4 mil 500 millones de pesos más IVA, más otro convenio por mil 260 millones de pesos más IVA, por los servicios de barrido y recolección de papeletas, es decir ambos contratos a Red-Vigue representan a las arcas públicas un gasto de 5 mil 760 millones de pesos, es decir 400 por ciento más que lo de Panavi…

Y lo más extraño es que se otorgó sin chistar, sin ninguna exclamación, sin ningún grito ni desplegado, más extraño que el Partido Verde, Morena y PT y sus regidores hayan aprobado este atraco en despoblado, que no hay un solo voto en contra, o la participación, más que dos abstenciones, que no exista ni un líder de cámara empresarial que diga esta boca es mía, ni Ciudadanos críticos, ni un diputado, líder de partido social o religioso que tanto se opusieron, con justa razón a Panavi, ni el mismo gobierno del estado, ¿aquí hay gato encerrado, pero en fin, en resumidas cuentas hoy, ganó el mal y perdió el bien…Armando Acosta

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.