07-09-23

LA historia se repite o el síndrome de Camacho. Marcelo Ebrard, al igual que su jefe, gurú, guía y maestro, Manuel Camacho Solís, es un hombre preparado, inteligente, conciliador, astuto y trabajador, pero con muy mala suerte. Ambos buscaban la Presidencia de la República y ambos, fracasaron en su intento…

DESDE días antes de que se revelara el resultado de las encuestas parar definir a la “corcholata” que buscará suplir a Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, el ex canciller Ebrard realizó una serie de señalamientos y criticas al proceso de las encuestas para definir al “delfín” de la 4T, pero ayer, tras dar a conocer que la ganadora de los sondeos es Sheinbaum, Marcelo, quizás desesperado o decepcionado o ambos, estira la liga de forma peligrosa y amaga con romper con el proyecto de AMLO, al negarse rotundamente a asistir a la ceremonia de unción de Sheinbaum como abanderada…

MANUEL Camacho, en ese entonces Jefe del Departamento del Distrito Federal, hizo algo muy similar el 23 de septiembre de 1993, cuando el dedo elector del Presidente Carlos Salinas de Gortari designó a Luis Donaldo Colosio como candidato a la Presidencia, Camacho, por primera ocasión en la historia del priiato, no sólo se negó a felicitar a Luis Donaldo por su unción sino que hizo pública su inconformidad por no haber sido electo candidato y renunció a la jefatura del DDF, para ser rescatado, no sin malicia por Salinas, en la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde duró poco tiempo para ser nombrado como Comisionado para el diálogo y la reconciliación en Chiapas, tras la irrupción de la guerrilla zapatista…

MARCELO, al igual que Camacho, patalea tras no ser nominado candidato de Morena, proyecto al que ha entregado los mejores días de su vida, codo con codo con AMLO, e incluso donde en dos ocasiones ha declinado buscar la Presidencia para cederla a López Obrador, en su caso, el paradigma de la tercera es la vencida, no operó. Ayer en reunión con su equipo de colaboradores, tras el anuncio oficial de Morena, Marcelo abrió la posibilidad de abandonar el partido, según el Diario El País, el ex canciller dijo “No nos vamos a someter a esa señora, dijo sobre Sheinbaum, aunque minutos más tarde una de sus más cercanas colaboradoras, Malú Micher salió a matizar los dichos de Ebrard y descartó la salida de Morena…

MARCELO, al igual que Camacho, a pesar de su astucia de zorro, pecaron de ilusos, pensaron que la lealtad y la eficiencia en el trabajo serían suficientes para alcanzar la candidatura, pero se equivocaron. Camacho hizo un excelente papel como Jefe del Departamento del Distrito Federal, fue quien encabezó la reconstrucción dela capital tras los sismos del 85, su capacidad lo hicieron uno de los principales operadores políticos del priiato, mientras que Marcelo ejecutó por nota su paso por la cancillería durante los cinco años que ocupó el cargo, su desempeño fue sin mancha…

MARCELO, al igual que Camacho, a pesar de su inteligencia, pecaron de ingenuos. Manuel al no darse cuenta que la sucesión de Salinas ya estaba arreglada desde que a Luis Donaldo Colosio lo nombran presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, y posteriormente a esto como secretario de Desarrollo Social, quien llevaba a cargo el programa insigne de Salinas: Solidaridad. En tanto “el carnal” Marcelo no pudo o no quiso darse cuenta de las múltiples, casi diarias muestras, algunas soterradas otras francamente descaradas, que el Presidente ofrecía a su consentida Claudia Sheinbaum, Ebrard no quiso enterarse, a pesar de que lo ha declarado hasta el cansancio, que el Presidente AMLO prefiere la lealtad que la capacidad y la lealtad se la garantiza Claudia y no él, pues “el Peje” sabe de sobremanera que Marcelo, ya en el poder, podría desconocer la tutela del gran tlatoani cabecita de algodón tabasqueño…

MANUEL, y no sabemos si Marcelo, tuvo un final muy triste en su carrera política. Después de escalar hasta el pináculo de la política que comenzó a declinar al inconformarse con la candidatura de Colosio, por fin, el 22 de marzo de 1994, un día antes del asesinato de Luis Donaldo en Tijuana, Camacho reconoció al sonorense y declaró que no buscaría ser candidato, pero muy tarde, tras la muerte del priista Manuel fue señalado como instigador del crimen, lo que lo orilló a renunciar a sus 30 años de militancia en el PRI. En el año 2000, fundó el partido del Centro Democrático (PCD) del que fue candidato a la Presidencia, pero con muy malos resultados, apenas obtuvo poco más de 200 mil votos, un 0.55 por ciento de los votos, por lo que perdió el registro, luego en 2003 fue diputado federal y Senador en 2012 por el PRD, falleció en 2015 debido al cáncer. Ahora bien habrá que ver que hace el buen Marcelo…Armando Acosta

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.