06-10-22

EL “güerito” Carreras, un paria social y político. Contrario a su deseo, el impresentable exgobernador Juan Manuel Carreras López y su esposa Lorena Valle, han sufrido en su “séptimo año” y su “octavo” no parece que les mejore su suerte. Sólo y abandonados por sus colaboradores, excepto sus cómplices: Alejandro Leal Tovías, Elías Pesina y Edmundo Torrescano, el exprimer mandatario y la exprimera dama, son hoy repudiados, incluso por quienes los acompañaron a lo largo de su corrupto sexenio…

DANIEL Pedroza, exsecretario de Finanzas asegura en corto y abiertamente, que Carreras “traicionó” a su hermano Octavio, el exsecretario de Educación, Joel Ramírez no lo quiere ver ni en pintura, la “doctora muerte” Mónica Liliana Rangel, quien se declaró culpable de defraudar 25 millones de pesos de las arcas de la Secretaría de Salud, acusa a su exjefe de haberle ordenado los saqueos, Cecilia González Gordoa, directora del DIF-Estatal se fue muy decepcionada del matrimonio Carreras-Valle, a quien sirvió lealmente, y al final nunca cumplieron sus promesas. El titular de la SEDUVOP, Leopoldo Stevens (hoy en prisión domiciliaria y bajo proceso por desviar más de 24 millones de pesos) y su familia, culpan al “güerito” de todos sus males…

EL siguiente es el fallo de la licitación de dicha obra que nunca se realizó pero sí se pagó: “Nombre del licitante al que se le adjudica el contrato que una vez valorado y determinado el análisis de las propuestas recibidas, el C. Juan Francisco Peña Segovia, director de Planeación, Control y Seguimiento de la Secretaría de Desarrollo Urbano Vivienda y Obras Públicas. Emite el fallo del procedimiento de contratación, LPESEDUVOP-01-11-2020, relativo a la obra pública: Semaforización en la Avenida Industrias, en la ciudad de San Luis Potosí, S.L.P: a la propuesta presentada por la persona moral: Proyectos Huasteca, S.A. de C.V. con un importe de $24´257,952.99 (Veinticuatro millones doscientos cincuenta y siete mil, novecientos cincuenta y dos pesos 99/100 M.N.), por ser la propuesta solvente que ofertó el precio más bajo entre aquellas que hayan accedido a la evaluación por ubicarse dentro del margen del 5% superior o inferior del presupuesto de referencia, satisfacer la totalidad de los requerimientos solicitados por “LA DEPENDENCIA” y garantiza satisfactoriamente el cumplimiento de las obligaciones respectivas”…

LA Auditoría Superior del Estado (ASE), detectó en la revisión de la cuenta pública 2020 de la Seduvop inconsistencias tales como que no se cumplieron requisitos básicos, como el dictamen técnico, la fianza para vicios ocultos, notas de bitácoras, planos definitivos, ni siquiera el acta de entrega de 19 semáforos regulados por computadoras y antenas emisoras y receptoras de última tecnología, es decir, la ASE concluyó que esta obra fue pagada, pero no ejecutada…

TÓMELO bajo reserva, pero trascendió que ésta, al igual que innumerables obras presuntamente realizadas en el pasado sexenio, eran una farsa, desde la licitación hasta su ejecución, la orden venía de “arriba”, del gobernador o del secretario general al titular de la dependencia, donde se indicaba pagarle a tal o cual empresa o constructora tal cantidad, las órdenes no se discutían, incluso se llegó a pagar antes de que saliera el fallo de la licitación, siempre amañado y dirigido sin respetar la normativa…

PARA esto, principalmente Alejandro Leal Tovías y Elías Pesina, tenían una larga lista de constructoras y empresas “amigas” a quienes favorecían con millonarios contratos de obras, compras o acciones que nunca se realizaban o nunca se recibían, se les pagaba de inmediato y este dinero tenía un “retorno”, se regresaba a los funcionarios o se destinaba al pago de favores políticos, al parecer en el caso de la semaforización de Av. Industrias, este dinero era para un entonces diputado local independiente, hoy finado y otro más panista que se reeligió. Son varios constructores que se prestaban a esto, algunos hacían las obras a medias, o de muy baja calidad, otros de plano no las hacían, entre ellos esta Vladimir Llamazares, Orlando Caballero, y los hermanos Raúl Alejandro y Josué Alfredo Menchaca Zúñiga, -por cierto hermano del comisionado de la CEGAIP, David Menchaca-, estos dos últimos propietarios de varias constructoras, que incuso “competían” en las licitaciones, entre ellas, la señalada Proyectos de la Huasteca, Proyectos Macon y Constructora COEINSA; que fueron ampliamente beneficiadas en el pasado sexenio, ya le daremos más detalles de estas tropelías, pero en fin… Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.