06-07-22

DE pena ajena. ¿En qué se parece la SEP a la organización “Congreso Calificado” que encabeza el abogado José Mario de la Garza Marroquín?. En que la SEP, por decreto, en este ciclo escolar por finalizar, ordenó a sus profesores a no reprobar a ningún alumno de educación básica en el país, la dependencia obliga a los maestros a que “en todos los casos en que se asiente una calificación numérica en la boleta de evaluación de las y los estudiantes de educación primaria y secundaria, la calificación que deberá registrarse no podrá ser inferior al 6”. Además la asistencia a clase (virtual, presencial o mixta) no será un requisito para aprobar, por lo cual todos y cada uno de los alumnos tiene garantizado su pase al siguiente grado en el próximo ciclo escolar, todo esto con el objetivo de “mitigar los efectos negativos de la pandemia en los aprendizajes, así como facilitar y flexibilizar el ingreso, la permanencia, el tránsito y el egreso en los diversos tipos y niveles educativos”…

MIENTRAS que José Mario de la Garza, calificó con “un desempeño más notorio” a la actual Legislatura local, la LXIII, tras la evaluación del tercer trimestre del desempeño de los diputados revisados por “Congreso Calificado”, De la Garza Marroquín alaba a los legisladores por elevar su productividad en un 19 por ciento, cuando en el mismo documento lo más sobresaliente es que de los 27 curuleros, 23 obtuvieron una calificación reprobatoria, es decir sólo cuatro pasaron y de panzazo. Sólo para recordar, en la anterior evaluación de Congreso Calificado, la del segundo trimestre, por causas desconocidas se eliminó la calificación final de cada legislador, después de que en este espacio se señalara y se cuestionaría esta extraña anomalía, en esta última revisión, ya regresaron las calificaciones. José Mario de la Garza aplaude y destaca que “ahora sí” ya todos los diputados presentaron sus declaraciones patrimoniales, sus “Tres de Tres”, ¿por qué habríamos de felicitarlos si es su obligación moral y además es por ley ser transparentes?…

EL creador y director de “Congreso Calificado” asegura que la actual Legislatura “mejoró” su eficacia del trimestre anterior al pasar del 19 al 33.5 por ciento en “eficiencia legislativa” es decir resolvieron 137 de un total de 409 iniciativas presentadas desde que inició la Legislatura hace ya casi 10 meses, ¿por qué aplaudir la mediocridad si estas 137 propuestas revisadas representa sólo un tercio del total, y de esas sólo 106 fueron aprobadas?. Es decir si los 27 diputados locales trabajaran en cualquier empresa de la iniciativa privada, en una fábrica, una armadora, una tienda, oficina o cualquier otra y presentara una eficiencia del 30 por ciento en su desempeño, ya lo hubieran despedido desde hace muchos muchos meses, pero como ellos son sus propios jefes, no importa, no hay prisa, no hay productividad, viva la hueva, la irresponsabilidad, la buena vida, al fin que la tibieza, la abyección y la pereza se paga y muy bien en el Poder Legislativo…

LAS calificaciones de los diputados son vergonzantes, indignantes e inexplicables para lo que se embolsan cada mes en salarios y prestaciones, sólo cuatro aprobaron, y de panzazo, cómo andarán de mal que el mejor calificado, con un 7.72 es Eloy Franklin que no rebuzna porque se le olvidó la tonada, en segundo lugar la desconocidísima Emma Saldaña con un 6.90, en tercero José Antonio Lorca con apenas un 6.30 y en cuarto, el impresentable Alejandro “Caco” Leal con 6.25. a partir de aquí todas las calificaciones son reprobatorias: Ulises Mendoza 5.55, Edmundo Torrescano 5.47, Aranzazú Puente 5.13, “Burrén” Guajardo alcanzó sólo un 4.30, Nadia E. Ochoa (la hija de Cándido para ubicarla mejor) 4.30, Juan Francisco Aguilar 4.18, Dolores García 3.75, Liliana Gpe. Flores 3.33, José Ramón Torres 2.96, Patricia Aradillas 2.10, el que más retardos acumuló, Cuauhtli Badillo 2.08, el diputado que hace honor a su apelativo “el chiquis” Fernández 2.05…

Y bueno los diputados que de plano deberían de pedir perdón y renunciar por su pobre desempeño son: Gabriela “la tekmola” Martínez Lárraga, que siguiendo la tradición familiar reprobó con un vergonzante 1.79, Lidia Nayeli Vargas 1.54, Yolanda Cepeda 1.53, Bernarda Reyes 1.36, Cinthya Segovia 1.00, Salvador Isais Rodríguez 0.55, María Elena Ramírez 0.05, y los que quedan a deber; Edgar Alejandro Anaya quien acumuló seis faltas y ya debería de haber sido destituido, sacó un penoso -0.40, Ma. Claudia Tristán -0.50, René Oyarvides -2.02 y el peor de todos, por segundo trimestre consecutivo: el “cachorro de la robolución” Mauricio Ramírez Konsihi con un -2.50. Sumadas las calificaciones y divididas entre 27, la calificación del tercer trimestre de trabajo de la actual legislatura, en promedio es un muy penoso 2.79, de pena ajena…Armando Acosta

 

 

 

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.