06-01-22

DESDE su creación en junio de 2019 a la fecha, la Unidad de Gestión del Centro Histórico (UGCH), ha sido un ente polémico, contradictorio, inútil, generador de problemas y oneroso, a casi 3 años de su implementación en la corrupta gestión de Xavier Nava, no ha cumplido con ninguno de sus objetivos, el Centro Histórico continúa siendo inseguro, sucio, grafiteado, invadido de ambulantes y caótico, a pesar de que además de la UGCH, desde hace años opera el Consejo Consultivo del Centro Histórico, quien depende del gobierno del estado y durante años regenteado por el impresentable Horacio Sánchez Unzueta y ahora por Juan Carlos Machinena, que nada ha hecho en estos más de 100 días desde que ocupó el cargo…

LA UGCH, primero encabezado por Rocío Zavala García quien duró menos de dos años y salió en medio de quejas de comerciantes establecidos e informales por su absoluta ineptitud y sospechas de corrupción, la suple Gonzalo Bárcena cuya gestión pasó de noche, y desde que asumió la alcaldía Enrique Galindo fue designado el ex líder de la organización Nuestro Centro y dirigente de la Canaco, Alejandro Pérez, que cuando llegó a la dependencia se suponía que dado a su experiencia, daría resultados, pero no fue así, ha sido un completa decepción. Es precisamente por la incompetencia de Alejandro Pérez que Enrique Galindo, casi para cumplir sus 100 días de gobierno, no ha podido avanzar y cumplir sus promesas de campaña de regresar la grandeza a nuestro majestuoso y señorial Centro Histórico, uno de los más bellos y grandes del país, que le ha valido ser declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, principalmente meter en cintura a los cientos de ambulantes que invaden sus calles y callejuelas…

EL incapaz Xavi Nava, cuando creó la UGCH, indebidamente le otorgó facultades que se extralimitaban y duplicaban funciones de varias dependencias del ayuntamiento capitalino, dotó a esta dependencia de poderes como el de contar con su propio e independiente grupo de inspectores, de limpia, otorgaba permisos y licencias y hasta de seguridad, resulta y resalta que el nuevo alcalde Enrique Galindo, en un decreto publicado hace unos días en el Periódico Oficial del Estado, le quita estas facultades a la UGCH, retirándole las atribuciones de revisión, fiscalización, ordenamiento y sanción de ambulantes, comercios y eventos, con el argumento de que se contraponen a su vocación de ser un ente de gestión para la conservación del primer cuadro de la ciudad…

ESTÁ bien que Galindo Ceballos meta reversa y corrija las arbitrariedades de su antecesor Xavi Nava, pero ¿no hubiera sido mejor desaparecer esta inútil Unidad de Gestión del Centro Histórico?; dejarla como un acompañante del también inútil Consejo Consultivo del Centro Histórico del gobierno estatal es tirar el dinero de nuestros impuestos a la basura, ¿por qué no mejor destinar el edificio que hoy ocupa la UGCH en la Av. Reforma como una comandancia de seguridad, como originalmente estaba planeado ocupar este inmueble, o al menos abrir oficinas del ayuntamiento para otorgar mejor servicio a la ciudadanía y despejar la atiborrada Unidad Administrativa Municipal?…

PASADOS los primeros 100 días, los pretextos caducan y la saliva se acaba: hoy se exige a la autoridad soluciones, acciones y trabajo, no hay pero que valga, quien quiera que sea, la UGCH, Comercio u otra dependencia municipal, debe de haber cambios positivos en el Centro Histórico, basta ya de ser rehenes de líderes corruptos de organizaciones sociales como Antorcha, Movimiento del Pueblo Libre, la CMAP, entre otras que cobran derecho de piso a sus agremiados, que lucran con la necesidad y pobreza, que se han enriquecido, ahí está el claro ejemplo de Antorcha, dirigida por Lenin Nelson Campos Córdova, que mientras los integrantes de su organización se parten el lomo de sol a sol ofertando sus productos, él despacha en su lujosa oficina en la parte baja de la fastuosa Quinta Margarita, un hotel boutique que costó decenas de millones edificarlo, que se ubica en la Av. Universidad y la calle de 5 de Mayo, pero en fin…

PD.- Martín “el comandante gelatinas” Bravo Galicia y Jorge “el Maruchan” Ramírez Leyva, directores de Protección Civil y de la Policía Municipal de Soledad de los Ranchos, podrían ser la perdición de la alcaldesa Leonor Noyola, quien a pesar de sus escándalos de corrupción y otros más graves, los sigue defendiendo a capa y espada, mañana le daremos más detalles…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.