05-11-2021

SALTA pus donde le rasquen. Ayer el secretario general de gobierno Guadalupe Torres confirmó el cese fulminante de Vania Moreno de la dirección de los parques Tangamanga, “No es la primera ni la última que con toda seguridad va a salir en este gobierno, quienes no hagan bien su trabajo tendrán que dejar el cargo”, aseguró el funcionario. Tómelo bajo reserva pero trascendió que en los próximos días podría darse otro despido, se trata del director del Instituto Tecnológico Superior de Rioverde (ITSRV), Gerardo Martínez Sánchez, que si bien es parte de la “Herencia maldita” pues fue designado en este cargo por Juan Manuel Carreras en el 2016 a pesar de ser despedido por Fernando Toranzo tras varios escándalos de corrupción cuando se desempeñaba como director regional del Instituto de Capacitación del Trabajo (ICAT)…

TRASCENDIÓ que hay un grueso expediente de las corruptelas de Gerardo Martínez al frente del Tecnológico Superior de Rioverde, además de varias denuncias ante la Contraloría Interna y la Contraloría General del Estado por desvíos de recursos por medio de empresas “fantasma” muchas de ellas ubicadas en la ciudad de Aguascalientes, sobrecostos y solicitud de “moches” a proveedores, incluso hay al menos 25 observaciones de la Auditoría aún no solventadas de la revisión de cuentas del 2020; al Instituto Tecnológico Superior de Rioverde le fue asignado en la Ley de Egresos para este 2021, 49millones 366 mil 253 pesos, un presupuesto modesto, pero suficiente para que su titular y sus esbirros se enriquecieran en tan sólo unos años, ahora bien, imagínese Usted querido lector, la corrupción que había en dependencias con mucho mayores recursos durante el sexenio de Juan Manuel Carreras…

GERARDO Martínez Sánchez, propietario de un modesto balneario, hotel y restaurante, denominado “Bucaneros” rumbo a la Media Luna, en tan sólo unos meses transformó este espacio con grandes palapas y acabados de lujo, casualmente muy similares a los ocupados en el Tecnológico de Rioverde; pantallas, refrigeradores, bombas de agua, frigobares, biodigestores, sanitarios y demás material de construcción son activos del ITSRV que ahora están en el negocio particular del director, que con sus aproximadamente 37 mil pesos al mes de sueldo, no podría justificar tremendo gasto invertido en su hotel-balneario, ni en los vehículos de lujo y negocios para sus hijos, cuando su esposa (por cierto familiar del “cachorro de la robolución” Mauricio Ramírez Konishi) da clases de zumba…

A su hija, Martínez Sánchez le puso dos negocios de maquillaje y aplicación de botox, asimismo le compró un costoso vehículo todo terreno marca Jeep, camioneta de lujo a su esposa, otro coche nuevo de agencia a su otra hija, viajes que presumen en sus redes sociales incluida champagne, el cinismo y descaro llega a tal grado que dos celulares institucionales del Tecnológico (el 487 116 03 11 y el 487 114 67 78) por los cuales la institución pagaba hasta 11 mil pesos por una línea al mes, son utilizados en los negocios particulares de la hija, y todavía los presume en sus redes, otra línea es utilizada por la otra hija y por esta línea se pagan hasta 6 mil pesos al mes. Es un secreto a voces en Rioverde cómo de la noche a la mañana y después de asumir la dirección del ITSRV, Gerardo Martínez y su familia se volvió millonaria, y sin sacarse la lotería…

ADEMÁS de los casi 50 mil pesos de presupuesto, el ITSRV recaba al año alrededor de 13 millones de pesos de recursos propios, los cuales mucho de este dinero es desviado por el director, coludido por la encargada de compras, el subdirector de planeación (quien ya le alcanzó para poner una escuela de Taekwando), la jefa de contabilidad (que es la encargada de conseguir facturas apócrifas en Aguascalientes), la cuñada de Martínez Sánchez que es la encargada de activo fijo, el encargado de deportes y cultura, la jefa de gestión tecnológica y la subdirectora de vinculación, una de las empresas que se presta a estos enjuagues es Materiales Ortiz, donde envía lo adquirido y pagado con recursos públicos al hotel balneario propiedad del director del ITSRV, de las cuales varias copias de estas facturas , donde se precisa el lugar de entrega –el domicilio de “Bucaneros”- obra en poder de quien esto escribe…

BUENO es tan burdo el saqueo que no tienen empacho en pagar hasta 160 mil pesos a la empresa Silsa Consultores, por un presunto proyecto denominado “Jóvenes Transformando Rioverde”, el detalle está que uno de los socios de este negocio es Eduardo Darío Mata Torres, subdirector académico de la institución. El desvío de recursos públicos y el enriquecimiento ilícito de este funcionario es escandaloso, no sólo se debería de destituir sino retomar las denuncias en su contra, investigar las corruptelas y castigarlas, no hay más, pero en fin…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.