05-09-23

UNA trama de horror, encubrimiento, injusticia, corrupción e irregularidades en el caso de abuso sexual por parte de un intendente que extrañamente ascendió a maestro, en contra de pequeñitos del Centro de Atención Infantil (CAI) No. 1 “Profa. Guadalupe Rodea de Jonguitud”…

LOS primeros casos.- El primer foco rojo que se encendió para los papás de los pequeñitos de preescolar, cuando una niña dejó de asistir sin motivo alguno, al preguntarle a la mamá de la menor del porqué ya no asistía, esta le contó lo acontecido, primero, el comportamiento inusual de la menor: irritable, asustada, alteración del sueño y pesadillas entre otras, al preguntarle, la niña dijo que un maestro la tocaba y la besaba…

ESTO provocó una reunión más grande de paterfamilias con la madre de la víctima, donde al menos 10 parejas reconocieron en sus hijos algunos de los comportamientos de la menor abusada, que al también preguntarles, coincidieron que “el maestro Arturo” los tocaba y besaba sin su permiso, incluso, a algunos de ellos, en la misma guardería les habían dicho que cuidaran mucho a sus hijos porque estaban presentando algunas características no propias de la edad. Los padres de las víctimas, de no más de 5 años, procedieron a levantar las denuncias correspondientes…

EL encubrimiento.- La mayoría de los padres de los afectados son también maestros, y acudieron a su representante sindical para pedir ayuda, pero en vez de apoyarlos le avisó a la directora del CAI 1, que intentó impedir a toda costa que presentaran la denuncia, primero, la funcionaria negó tener conocimiento del tema, pero se contradijo diciendo que el 23 de junio había llegado personal de la Fiscalía General del Estado a notificar el inicio de la investigación contra el maestro Arturo, por la primer denuncia, la directora aseguró que no les había permitido la entrada a los agentes de la FGE, y menos que tuvieran acceso a las cámaras de video vigilancia, además de que al presunto se le había otorgado un extraño e ilegal permiso desde que llegó la primera demanda, luego ya con la venia del sindicato SNTE, se le otorgó otro permiso por seis meses sin goce de sueldo…

LOS padres de familia acudieron a la SEGE, donde expusieron a su titular sus penurias y calvarios, por lo cual, el secretario canceló el permiso, ordenó que se cesara al presunto y se separaran del cargo a la directora del CAI 1 y a la jefa del área encubridoras, mientras que se sigue la investigación. Posteriormente los padres se enteraron que al presunto abusador le habían otorgado un amparo, peor aún, cuando las familias se reunieron con el líder de la Secc. 26 del SNTE, Juan Carlos Bárcenas, este les respondió que su obligación era defender a todos los trabajadores sindicalizados, incluyendo violadores. Los paterfamilias de las víctimas señalan a la diputada federal de Morena, Martha Barajas García, de acudir personalmente ante el titular de la SEGE y ante el líder de la Secc. 26 a interceder por la cesada directora y la jefa encubridoras del abusador de al menos nueve menores…

LOS policías abusivos.- Elementos de la Policía de Investigación acudieron con la primera madre que interpuso la denuncia, le solicitaron varios datos y además dinero, a decir de los agentes argumentaban no contar con recursos para darle el seguimiento a la investigación, lo normal y desde siempre en esta corporación. Al negarse la señora, los policías simplemente la bloquearon de sus teléfonos, fue hasta que en medios de comunicación salió el asunto, los policías volvieron a retomar las indagaciones, pero con la lentitud de tortuga burocrática…

LA presunta venta de plaza.- Los mismos padres de las víctimas comenzaron a reclamar a las autoridades cómo el presunto abusador había pasado de ser intendente a auxiliar de servicios educativos, es decir, tener más cercanía con los pequeños, en una reunión se les informó por parte de la directora encubridora que el presunto “habría pasado un examen psicológico” que lo hacía apto para subir de puesto, además de que contaba con el nivel de preparatoria, situación que indagaron los paterfamilias para descubrir que no hay tal examen psicológico, por lo cual presumen que la plaza la haya obtenido de manera irregular, es decir la haya comprado, y eso solo se logra con el contubernio del sindicato…

Y por último: Las amenazas.- Desde que comenzó este infierno, se creó en Facebook un perfil denominado “Defensadelmenor AC”, donde se le ha dado puntual seguimiento del caso, señalado los abusos y deficiencias del sistema, por lo cual han recibido amenazas, por ejemplo Jonathan Rodríguez, les preguntó a la AC, “dime que prefieres, la justicia o mis amigos de Jalisco”; el mismo sujeto dijo “Me meteré a Python para saber su ubicación exacta, estos no saben con quien se metieron, es hora de llamar a unos amigos”…Armando Acosta

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.