05-03-22

PARA el politólogo Francisco Reveles, el PRI ha sido más que un partido político, “fue un pilar del régimen político autoritario y eje del sistema electoral no competitivo. Nació como un partido gobernante y, por ende, su principal objetivo fue conservar el poder”. Ese PRI que ayer cumplió 93 años y que ostentó el poder político del país por 77 años, vive la peor crisis de su historia, el nonagenario tricolor, el partido más antiguo de México está en la lona, está “pelas”, “en el hoyo”, carcomido por décadas de corrupción, sin liderazgo, sin rumbo ni norte, el otrora invencible se diluye en la historia y está a punto de desaparecer…

¿POR qué nos atrevemos a asegurar que el PRI está a punto de desaparecer?, pues como bien dice Reveles, es un partido “gobernante” creado con el único objetivo de conservar el poder, y hoy ya no lo tiene. En la elección de 2015 perdieron la Presidencia de la República estrepitosamente, tras un sexenio corrupto y nefasto de Enrique Peña Nieto quien llegó en el 2009 a este cargo, gracias al apoyo y financiamiento de los entonces 20 gobernadores priistas, en 2015 la cifra de estados gobernados por el PRI cayó a 14 y en los comicios del año pasado a pesar de ir en la alianza anti natura con el PAN y el PRD, el partido tricolor se quedó con sólo cuatro entidades: Estado de México, Coahuila, Oaxaca e Hidalgo, en estas dos últimas, el próximo 5 de junio se llevarán a cabo elecciones para renovar gobernadores, y todas las encuestas serias pronostican la derrota de los candidatos del PRI, con o sin alianza con otros partidos, por lo cual de confirmarse estos indicadores, el Revolucionario Institucional cerrará el año gobernando apenas dos estados: Estado de México y Coahuila, que renovarán sus gubernaturas en 2023, y todo indica que tampoco las conservarán, por lo tanto, existe una gran posibilidad que el PRI llegue a los comicios Presidenciales de 2024 sin una sola gubernatura…

LA fuerza electoral del PRI, su “estructura” se nutre con dinero público de los gobiernos, pero al menos en los últimos años, esto ya no les funcionó, muestra clara de lo anterior es la última elección de gobernador en San Luis Potosí, donde el gobierno timorato y tibio del priista Juan Manuel Carreras, ni con todo el poder y el recurso del Estado, pudo colocar a un candidato priista, sino que entregó la candidatura al PAN en la figura de Octavio Pedroza, donde el tricolor se desdibujó por completo, se diluyó, casi desapareció a tal grado que hoy cuenta con el menor número de diputados locales de su historia, con apenas tres curules, pues renunció al partido el impresentable Mauricio Ramírez Konishi, no tiene diputado federal alguno de mayoría, sólo una plurinominal, la desconocidísima Frinneé Azuara, y el municipio más poblado e importante que gobierna el otrora invencible es Rioverde…

A nivel nacional, el dirigente del PRI Alejandro “Alito” Moreno está empecinado, obligado por las circunstancias, a continuar con sus alianzas electorales anti natura con el PAN y el PRD; ante la poca preferencia de los mexicanos a estos partidos y la gran popularidad del gobierno gobernante Morena y el Presidente Andrés Manuel López Obrador, la experiencia en los pasados comicios indica que ni juntos PRI, PAN, PRD, pudieron contra Morena y sus aliados; disminuido el PRIAN, en las elecciones Presidenciales de 2024, se pronostica que pudiera ser el Movimiento Ciudadano quien capitalice el voto anti-Morena, por lo que pudiera darse la situación de que el PRIAN pueda quedar como una tercera fuerza política nacional y con ello, la desaparición o refundación de lo que quede del PRI. A nivel local, el PRI está peor, en el edificio de Av. Colosio no se paran ni las moscas, de vez en cuando aparece el todavía dirigente estatal, el regidor capitalino Elías Pesina, si cuando el tricolor tenía el gobierno no hacían nada, ahora mucho menos, los prospectos para dirigir al otrora invencible son los impresentables Óscar “el cochiloco” Bautista y Sara Rocha, por cierto quienes perdieron la reelección a su curul en San Lázaro…

POR cierto, resulta raro que el diputado priista y ex secretario general de gobierno con “Carreritas”, Alejandro “Caco” Leal Tovías, asegure hoy el PRI “es un partido muy pequeño. muy pequeño y debilitado”, que está en crisis “porque se hicieron mal las cosas”, que “está muy lejos” de recuperar el poder porque “se alejaron de los verdaderos intereses de los ciudadanos”, escuchar hablar así al “Caco” es como oír a Jack el destripador lamentándose por las victimas que asesinó. Fueron Carreras, Pesina y Leal Tovías los que olvidaron a la ciudadanía, se alejaron de ellas y tienen hoy al PRI en la entidad desahuciado, no hay más…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.