05-01-22

EL pasado lunes 3 de enero, se cumplieron los primeros 100 días del gobierno de Ricardo Gallardo Cardona; heredó de su antecesor Juan Manuel Carreras un estado inmerso en una severa crisis, saqueado de sus arcas públicas, inseguro, una nómina abultada, sin dinero, con un sistema de salud desmantelado e inoperante por la corrupción, un caos total y absoluto. Al inicio de su administración “el Pollo” prometió un paquete de obras y acciones para detonar la infraestructura necesaria y urgente para la entidad, dijo que realizaría reformas para reducir la burocracia, que integraría un gabinete plural y 100 por ciento potosino, que llevaría a cabo evaluaciones permanentes a su gabinete y que despediría a los incompetentes, anunció que alistaba un plan de ayuda a los potosinos afectados por la pandemia, entre otras cosas…

EN los primeros días se aprobó y se puso en marcha el programa de licencias y placas gratuitas a los potosinos -sin duda una de las acciones más populares de la incipiente administración gallardista-, logró que su presupuesto para el 2022, el primero que le tocará ejercer completo, fuera aprobado por unanimidad y sin complicaciones por el Poder Legislativo, al igual pasó sin problemas su propuesta para designar al titular de la Fiscalía General del Estado en la figura de José Luis Ruiz Contreras. Su gabinete, que por cierto no es 100 por ciento potosino, ha sido de claroscuros, hay funcionarios eficientes, entregados y comprometidos, hay otros a media tabla que aún no agarran el ritmo, pero también hay varios que nada más no dan pie con bola, a más de 100 días de asumir sus cargos, no saben ni la O por lo redondo. En el primer grupo se encuentra la Secretaría General a cargo de Guadalupe Torres, quien se ha convertido en el apagafuegos de la administración, incluso resolviendo problemas de otras dependencias, a pesar de que sus subsecretarios Juan Pablo Escobar y Jorge Vega Arroyo no ayudan para nada, son un cero a la izquierda, la SEDECO, Comunicación Social, Trabajo y Prevención Social, Seguridad Pública, SEGAM, SCT, Salud, la FGE y Educación también se encuentran en este primer grupo…

EN “la media tabla” se encuentra Seduvop, donde su titular Leticia Vargas Tinajero anda sin norte ni rumbo, en tres meses no ha podido ni siquiera concluir con los trabajos de limpieza del bulevar del río Santiago, de las entradas a la ciudad ni se diga, continúan sucias, abandonadas y descuidadas, en Sedesol, con Nachito Morquecho Segura, extraviado e inexperto en el tema, la Secretaría de Cultura tampoco ha podido despegar, la Secretaría de Finanzas y la Oficialía Mayor se han convertido en un cuello de botella del nuevo gobierno, lo cual ha provocado no pocos dolores de cabeza, en la Sedarh también su titular anda desaparecido. Donde de plano sí urgen cambios es en Turismo, donde su titular Patricia Véliz lleva récord de quejas de los mismos hoteleros y compañeros del gabinete, pues además de su protagonismo es déspota e incapaz, la contralora general, Lilia Villafuerte está más tiempo en su natal Guanajuato que en sus oficinas, el Instituto Potosino del Deporte, cuyo titular Edmundo Ríos tiene un desorden total…

SIN duda, el tema de seguridad y salud, principalmente este último por la aparición de la variante “Ómicron”, son los principales retos que el novel gobierno tendrá que enfrentar. En cuestión de seguridad la situación heredada por las anteriores administraciones es grave y preocupante; son años, décadas de abandono, ineptitud e irresponsabilidad, pero el general Gúzmar Ángel González, con su experiencia y rectitud está sentado las bases para reestructurar el área y dar resultados; en el rubro de Salud, después de la desastrosa y corrupta gestión de Mónica Rangel también se está poniendo orden, y se están realizando acciones para que la pandemia no haga demasiados estragos…

SIN ser tan graves como los anteriores, otros problemas que ha enfrentado Gallardo son el conflicto con los sindicatos de burócratas, que sus dirigencias charras se niegan a perder sus cotos de poder donde se han enriquecido, y el fallido Árbol Navideño que tuvo una vida muy corta, además que el proyecto de convertir la Casa de Gobierno en alberge o asilo no tiene avance alguno, pero principalmente, lo que urge es que se inicien las demandas correspondientes contra los innumerables casos de corrupción de la pasada administración; no puede avanzar más el tiempo con indefiniciones, cuantimás cuando el mismo gobernador ha dado cuenta de la “herencia maldita”; pero en fin…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.