04-11-22

NADIE se salva…

SI la estadística de la Red de la Defensa de la Infancia en México aporta datos convincentes, en un lapso de 8 años, casi habrá fallecido en escenarios violentos un menor de edad cada 8 días, en un escenario donde la delincuencia va dejando a miles de personas muertas…

LA seguridad pública empieza a ser una papa caliente para los gobiernos de diferentes niveles, y aún más, ahora que ningún gobierno parece haber diseñado un plan inmediato de respuesta, para casos donde ya hay grupos enteros o hasta familias de delincuentes, que hacen de los delitos patrimoniales, y de la muerte de personas, una forma de vida…

ES cierto que la tarea de ser policía es ingrata, en primer término, desde el escarnio social, si se considera que hay una masa crítica de habitantes que piensan que los cuerpos de seguridad son corruptos, mientras una mínima proporción de la población les da su crédito cuando intervienen en la persecución de los malhechores…

PERO un factor que es facilitador del tamaño de la expresión de la delincuencia, es la existencia de cuerpos de seguridad desarticulados, desmotivados o temerosos de intervenir en un hecho delictivo, eso sí, con elementos que llevan la camiseta muy bien puesta, pero necesitan más capacitación, estímulos y garantía de supervivencia…

ESTADÍSTICAS conservadoras sugieren que hay menos de un policía por cada mil habitantes en México, es decir, la capacidad operativa es ínfima. Con razón la delincuencia trabaja a sus anchas, en una forma tan abierta, que los hechos corren de boca en boca y en redes sociales, y el trabajo frecuente de la seguridad es ir a recabar evidencias…

LLAMÓ la atención que las autoridades estatales pusieron el dedo en la llaga en la prevención que no da resultados, pero lo cierto es que evitar las condiciones para la comisión de un delito no nadamás es tarea de un policía municipal, sino de todos los ciudadanos y sus acciones para cuidar su integridad personal y patrimonial, de personas sin escrúpulos que todos los días ven cualquier oportunidad para actuar…

LLAMAR la atención a quienes deben prevenir la inseguridad es un enfoque para tomar en cuenta, pero corre el riesgo de la salida fácil de endosar a otros la parte de la tarea que corresponde, para emprender acciones y detener a los que no quieren que los otros estén bien…

LOS planeadores de la seguridad tienen mucha tarea, y la mala noticia para ellos es que están ante un pendiente interminable, inacabado, cambiante, y a veces tortuoso…

SI no lo entienden así, difícilmente imprimirán el acelerador y tratarán de rebasar a la delincuencia, que a veces está más organizada que la policía, y su operación trae consecuencias catastróficas, por ejemplo en la muerte de menores de edad en medio de esas atrocidades.

PD. Al gato y al ratón, juega el Instituto Temazcalli, al patrocinar modificaciones de criterio que facilitan las cosas a René Contreras Flores, para encabezar las funciones de la principal encomienda de ese centro de atención a personas en condición de adicciones. Una estrategia para confundir a un peticionario de información pública por vía transparencia, da a entender que la argumentación es hasta ahora insostenible, por lo que se refiere a la falta de elementos legales para defender un cargo a la medida de un funcionario que no es médico ni psiquiatra.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.