04-09-23

POBRE Xóchitl, intenta una “hazaña ciudadana” con partidos desacreditados…

“LA Señora X”, como se hace conocer Xóchitl Gálvez, es sin duda la mejor candidata que pudiera tener la alianza opositora para hacer frente a la aplanadora de Morena, quien quera que sea la corcholata designada desde Palacio Nacional (apostamos a que sí #EsClaudia); desgraciadamente para Xóchitl, la tiene francamente muy pero muy cuesta arriba y los altos mandos del Frente Por México (FXM) lo saben, pero la necesitan para rescatar el mayor número de curules tanto en San Lázaro como en el Senado. Debido a lo desacreditado que están los partidos, principalmente el PRI, PAN y lo que queda del PRD, la estrategia de Xóchitl será la de presentarse como una candidata “ciudadana”, de un movimiento “ciudadano, con propuestas “ciudadanas” y arropadas por candidatos a otros cargos “ciudadanos” como lo dejó claro ayer en su discurso en la entrega de la constancia de candidata para la Presidencia por el FXM, pero para la mala suerte de la Señora X, lo único que tiene son a los impresentables partidos políticos…

EL primer escollo, es el dejo de imposición al ser cancelada la elección programada para ayer domingo y haber ungido la cúpula opositora a Xóchitl a partir sólo de los resultados de encuestas, obviamente, es claro que al suspender los comicios “primarios” es evidentemente evitar hacer el ridículo y confirmar que no tenían capacidad para realizar una “fiesta democrática”, como lo habían cacareado en extremo, ir a un proceso interno en las urnas con un nivel de participación mínimo sería darse un tiro en el pie. Más claro no lo pudo describir el prestigiado analista político Gabriel Guerra: “Xóchitl venía en un coche nuevecito, impecable, en el carril de alta, rebasando a todo el mundo y termina llegando en coche abollado, con un rin maltratado y con la defensa descuadrada”…

LO ocurrido ayer en Plaza de Fundadores con el Frente por México, se repite en mayor o menor medida en las demás entidades federativas. Resulta y resalta que la concentración para atestiguar vía remota la entrega de constancia a Xóchitl, como en botica, tuvo de todo menos ciudadanos. Por un lado: “la marea roja” de empleados municipales capitalinos con camisas rojas, acarreados por funcionarios que lista en mano tomaban lista, encabezados por “el primer priista del estado” el alcalde Enrique Galindo, acompañado de “finísimos” personajes como Óscar “el cochiloco” Bautista, Edmundo “el todas mías” Torrescano, Martincito Juárez, Víctor Salgado, Héctor Covarrubias, Margarita Hernández Fiscal, Paulino “el charoláis” Pozos, entre otros muchos impresentables más. Muchos menos elementos acompañaban muy por separado a la espuria líder del tricolor Sara Rocha, acompañada de un puñado de esbirros como Alberto Rojo Zavaleta y Hugo Urbina…

POR el otro lado “la ola azul”, y hay que señalarlo, llegaron por su propio pie sin acarreos, líderes, pero eso sí, de camisas y banderas azules. En medio, la vergüenza y el cinismo total: la Confederación de Trabajadores de México (CTM) una media centena de panzones líderes charros de elegante pantalón caqui, camisa blanca finamente bordada con las siglas y sombrero de palma, encabezados por su corrupto, indecente y desacreditado sempiterno líder Emilio de Jesús Ramírez Guerrero. Entre los rojos, azules y delante de los líderes charros, un puñado de “ciudadanos” que esperan que la revolución les haga justicia en la figura de una candidatura “ciudadana” por el Frente: Alejandro Zapata Perogordo, y su hija Marcela, Horacio Sánchez Unzueta, Jorge Lozano, Héctor Mendizábal, Alejandro Lafuente, de “la fuerza aérea navista” y Mario García Valdez…

HASTA aquí todo bien, las cosas se descompusieron cuando el líder de Potosinos con Valor, y coordinador del FXM en la entidad, el empresario Alberto Narváez Arochi, reclamaba y exigía que se cumpliera el acuerdo de que arriba en el templete los únicos representantes de los partidos políticos serían, los líderes locales de estos (la espuria Sara por el PRI y la gris Verónica por el PAN) y los representantes de estos institutos ante el frente (Mario García por el tricolor y Lidia Argüello por el blanquiazul), pero, como siempre adictos a los reflectores, al incienso y al aplauso fácil, se colaron en el presídium: Enrique Galindo y su esposa Estela Arriaga, de quien se dice busca una diputación, “el todas mías” Torrescano Medina, “el Cochiloco” Bautista, y la extraviada Aranzazú Puente…

CUANDO se les pidió bajar del presídium, la porra fácil de Galindo, encabezada por Martíncito Juárez y Víctor Hugo “el rapiña” Salgado, comenzaron a gritar: “todos somos el frente”, fue entonces como el alcalde capitalino se envalentonó y se quedó plantado junto a su cónyuge en el presídium, Narváez Arochi estaba que bufaba, y no ocultaba su molestia y su enojo ante el agandalle del templete, ante esta incumplimiento de acuerdos, al inicio del evento a la hora de nombrar a los integrantes del presídium, Galindo fue ignorado, por lo que sus acarreados comenzaron a gritar: “Galindo, Galindo”, a lo que este agradeció con la mano en el corazón..,

EL ambiente se volvió más denso cuando tocó el turno de la espuria líder del PRI Sara Rocha, quien tampoco hizo alusión al alcalde al saludar al presídium, lo que fue respondido con rechiflas y abucheos por las huestes acarreadas de Galindo, a lo que Sara respondió sin ocultar su enojo: “Antes de los intereses personales, está el interés de recuperar a México de la 4T, lo más importante es Xóchitl y el PRI la respalda”, a lo que los empleados municipales respondieron: “Galindo es el PRI, Galindo es el PRI”. La unidad y la armonía entre los tricolores se podían palpar, era hermoso verlos. Por último, en el turno de la gris dirigente local del PAN, Verónica Rodríguez, fue la única que mencionó a Galindo en su discurso, al iniciar su participación con un “alcalde muchas gracias por estar aquí”. Qué lamentable, qué circo político, qué contradicciones, con esos amigos, la Señora X no necesita enemigos, pero en fin…Armando Acosta Díaz de León

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.