04-04-23

¿Y dónde está la polisía?. Pues si no están extorsionando a los ciudadanos, andan golpeando a jovencitos, como lo demostró claramente un video que circuló ayer en redes sociales, donde un gorila con uniforme de la policía municipal golpea a dos jovencitos a los que les duplicaba en tamaño y peso, el elemento pensó que andaba por Tlatlaya o Nochixtlán; no sabemos lo que provocó la iracunda reacción del uniformado, pero no es justo ni posible, que un policía trate así a dos muchachitos que, según lo que se ve en el video, nunca levantaron la mano al gorila con placa…

PERO cómo no va a estar mal la corporación municipal si su titular, Juan Antonio de Jesús “el desinflado” Villa Gutiérrez anda en todo menos en misa. Como si en la ciudad no existiera el delito, no hubiera robos, ni extorsiones, ni homicidios: Villa en la presentación del Rally Nacam Championship, Villa en la Feria de las Flores, Villa inaugurando un mural en el Centro Unión, Villa en la carrera atlética del Saucito,V illa en la entrega de reconocimientos del evento “Color Hidalgo”, Villa todos los días en la tarde calentándole la silla al alcalde en la Plaza de Fundadores. Es decir, Villa en todo menos en lo que para le pagan: resguardar la seguridad y tranquilidad de los capitalinos…

“DESDE que tomó protesta como presidente municipal, Enrique Galindo Ceballos se comprometió con las y los ciudadanos a transformar la seguridad pública de la ciudad. Por eso hoy nace la Nueva Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Ese nuevo esquema de comunidad segura que implica una nueva forma de hacer las cosas, con una nueva estructura y una nueva mentalidad. Los ciudadanos participan activamente en la construcción de comunidades seguras con lo que se evoluciona de lo conocemos como seguridad pública a seguridad ciudadana”, lo anterior lo presume el ayuntamiento capitalino en su página web, pero nada más alejado de la triste y cruda realidad…

LO que se suponía era el fuerte del alcalde Galindo, la seguridad, ésta ha resultado un monumental fraude; su nueva Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, lo único nuevo es el nombre, los mismos vicios, los mismos errores, la misma corrupción, la misma colusión, la misma porquería de siempre, nada más que con patrullas nuevas. Galindo y Villa presumen: Nuevo modelo de operación policíaca ¿cuál?; Nueva Guardia Municipal, cambiarle de nombre no les quitó lo corrupto a los mordelones; Nueva Policía Vial y de Movilidad, el mismo caso de la guardia…

NUEVA policía cibernética ¿what the fuck?; nueva unidad de atención a la violencia familiar y de género, ¡nueva, si ya tiene años y no sirve para nada?; nueva Policía Ambiental, rescatar gatitos y perritos es su única función; Nueva Prevención Social de la Violencia y la delincuencia ¿dónde está y qué hace?; nueva unidad de Derechos Humanos, que le pregunten a los jovencitos golpeados el pasado domingo; nueva unidad de desarrollo policial y cero corrupción, que le pregunten a los mismos elementos que ven cómo se otorgan ascensos, promociones y estímulos a consentidos y a contentillo de los jefes, y eso de cero corrupción, el chiste se cuenta sólo…

“EL ponchao” Villa, descansa en dos de sus hombres de confianza: Manolo Balderas Ochoa en la Guardia Municipal y el impresentable Armando “chacorta” Puente Puente en la Policía Vial, el primero anda más preocupado en su negocio, un presunto gimnasio denominado Titanes ubicado en Aquiles Serdán, en el Barrio de Tlaxcala, donde se organizan funciones de lucha libre, box, valetodo y hasta bailongos sonideros, obviamente, ferozmente custodiados por decenas de elementos y sus patrullas, hay un gran desorden en los mandos medios, incluyendo una mando quien tiene a su hermano preso acusado de delitos contra la salud y quien, casualmente ordena a sus uniformados “no meterse a la colonia Santa Fe”…

PUENTE Puente, dirige un jugoso negocio de corrupción, donde todo se vende, hay cuotas para cruceros, bicicletas, motonetas, motocicletas, patrullas y camionetas, ya le daremos cuenta de eso con más detalle más delante, pero quien realmente lleva la voz cantante, las riendas de la corporación, el poder tras el trono, es sin duda “la ingeñera” Virginia Ramírez Martínez, muy cercana al “ponchao” Villa, y se nota, la “ingeñera” ata y desata a su antojo y ni quién se atreva a contradecirla, pero en fin. Pero la culpa no la tiene el indio sino el alcalde Galindo, que a pesar de que sabe de la ineptitud de sus altos mandos policíacos, los sigue sosteniendo y cómo no lo va a hacer, si son hechos a su imagen y semejanza, ni hablar…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.