04-01-23

UNA pobre celebración para un gran centenario. Cumplir cien años no es poca cosa, se requiere de tesón, paciencia, trabajo, disciplina, cuidados, espíritu y empuje, llegar al centenario es un evento que debe de festejarse a lo grande, con generosidad, con creatividad, con alegría, sin tacañerías y sin cortapisas, cuantimás cuando se trata de la primera universidad en conseguir su autonomía en el país, del primer siglo de una de las mejores instituciones educativas de la entidad: Nuestra querida Máxima Casa de Estudios, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), que sí bien este próximo 10 de enero cumplirá 101 años, las autoridades universitarias lo estarán celebrando como el centenario, pero bueno, allá y sus cuentas…

CIEN o ciento un años, da lo mismo, lo que no da lo mismo es la tibieza, la pobreza y la abulia y el desdén del comité organizador de los festejos del centenario de la UASLP, con toda seguridad podemos decir que los festejos 85 y 95 de la autonomía universitaria estuvieron más emotivos, atractivos y concurridos. Hace exactamente un año, por medio de un boletín la Jefa de la División de Difusión Cultural y coordinadora de la comisión organizadora de los eventos rumbo al centenario, Cynthia Valle Meade, informaba que a partir del 20 de enero de 2022 iniciarían “Un amplio programa de festejos del centenario, días antes, el rector Alejandro Zermeño también señalaba de este “amplio programa de actividades para los próximos 12 meses que empezarían en enero de 2022 y culminarían el 10 de enero de 2023…

PERO en el sitio web oficial del centenario de la UASLP, que se puede consultar en la siguiente liga: http:/wp.uaslp.mx/centenario, es más pobre que un informe de actividades de un diputado. En el rubro de “actividades”, durante 2022 registra sólo ocho eventos: en enero, una “caminata simbólica”, el Honoris Causa a Enrique Graue, rector de la UNAM, en febrero, el “mural conmemorativo” en Ciencias de la Información, un mural horrendo diseñado por un joven con mucho empuje pero con poco talento, que ni universitario es y que aún no le pagan su “obra”, en abril “conferencia rumbo a los 100 años”, en mayo, la “presentación de la Colección de Centenario” realizado por la Defensoría Universitaria, proyecto que por cierto Cynthia Valle no apoyó; en junio la “exposición 100 carteles” donde batallaron para conseguir a los diseñadores, en agosto un “encuentro de Redes de Radios Universitarias” y en septiembre “la presentación del libro institucional” que por cierto nadie ha visto…

LOS eventos para este 2023 lucen más pobres: en enero “Foro de la Autonomía” sin decir cuándo, ni dónde, ni quiénes; el consabido concierto de la Orquesta Universitaria, una “exposición fotográfica: 100 años, 100 fotos”, tampoco sin dar más detalles, una “Exposición del Centenario”, donde por cierto se pensaba exponer los mejores y más antiguos libros de la biblioteca universitaria, pero oh sorpresa, hay varios “desaparecidos” pero como dice la Mama Goya, esa es otra historia que le contaremos más delante. Y por último una presentación de la obra de teatro “Rafael Nieto”, tampoco sin saber dónde, cuándo y con quién…

UNO de los eventos más trascendentales que traerá para este año el centenario será la conferencia magistral del Dr. William Daniel Phillips, Premio Nobel de Física en 1997 y Doctor Honoris Causa por la UASLP desde 2009, ah, pero ese evento se les olvidó mencionar en la página web del centenario. Bueno cómo andarán tan mal las cosas que en el aniversario 85 de la autonomía universitaria, el entonces rector Mario García logró que en el Pleno del Congreso en su muro de honor se colocara el nombre de la UASLP en letras doradas, mientras que en el centenario, no prosperó la iniciativa presentada hace un año por la diputada Liliana Flores en el sentido de declarar el 2023 como “Año del Centenario de la Autonomía de la UASLP”…

NO nos gusta decir se lo dijimos, pero se lo dijimos: hace más de un año expresamos y señalamos aquí la preocupación de que los festejos del centenario fueran coordinados por la señora Valle Meade, no hicieron caso, y ahí están las lamentables consecuencias, qué pena…

POR cierto, el ex secretario de la Facultad de Derecho, Guadalupe Salazar, defenestrado del cargo por litigar en contra de la UASLP, defendiendo a un profesor acusado de acoso sexual, le valío dos kilómetros de cuerda de buque y regresó a asumir formalmente la defensa del depredador, vaya qué cosa…Armando Acosta

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.