04-01-22

“QUIEN no conoce su historia está condenado a repetirla”, frase del poeta y filósofo español Jorge Santanaya. Pareciera que tras dos años de pandemia, de angustia, dolor y muerte, los mexicanos no hemos aprendido la lección, casi 4 millones de casos confirmados hasta el día de ayer y casi 300 mil decesos por el Covid-19, que han enlutado y afectado al país, a su economía, a la salud mental, encerrándonos por meses bajo la zozobra, la incertidumbre, niños y jóvenes afectados en su crecimiento social, educativo, nada ha servido para entender la lección…

AYER, oficialmente el titular de la Secretaría de Salud del estado confirmó oficialmente la entrada de la cuarta ola de Covid-19 a la entidad potosina, tras registrase en tan sólo los últimos 5 días casi mil 400 nuevos contagios, lamentablemente el pronóstico no es nada edificante, se espera que en las próximas semanas las infecciones se incrementen considerablemente, debido a la aparición de la nueva cepa del virus, la “Ómicron”…

CASI 100 mil contagios confirmados y rozando las 7 mil muertes por Covid-19 en San Luis Potosí, los potosinos, que han sufrido y vivido en carne propia el dolor y el luto de perder a uno a varios integrantes de su familia, amigos y compañeros, que han vivido un calvario de hospital en hospital, tratando de encontrar alivio para sus enfermos o para ellos mismos, de nada ha servido estas terribles experiencias: seguimos en la calle, abarrotando tianguis, mercados y plazas comerciales, el Centro Histórico a reventar, fiestas, reuniones y celebraciones sin cuidar las mínimas recomendaciones sanitarias, por desgracia, tenemos un memoria muy mala…

QUE personas vacunadas con su cuadro completo, jóvenes y sin comorbilidades se estén contagiando, incluso que fallezcan por la enfermedad, tampoco ha servido para cuidarnos, o que todavía, a pesar de las evidencias, exista mucha gente que no quiere vacunarse por que la pandemia es “un complot mundial” o porque “trae un chip para controlarnos”, y que los no inoculados son el porcentaje mayor de hospitalizados y de los decesos, tampoco no nos ha enseñado absolutamente nada…

ESTAMOS entrando en la cuarta ola de Covid-19, aunque según especialistas la nueva variante del virus es menos agresiva, su alto nivel de contagio y la falta de vacunación de una buena parte de la población preocupa, aún no sabemos las consecuencias de este cuarto azote de la pandemia y ya hay malas noticias…

DE última hora se informó que en investigadores del Instituto Hospitalario en Marsella, Francia, se detectó una variante más del virus de Covid-10, nombrada por ahora como B.1.640.2, estudiada en al menos en 12 pacientes, desde inicio de diciembre pasado, las personas najo estudio provienen de la comuna de Forcalquier. En el sur de Francia, de acuerdo al informe, esta nueva cepa cuenta con al menos 46 mutaciones y el primer caso se detectó a un hombre procedente de Camerún…

HASTA ahora, los científicos no tienen información precisa sobre la velocidad de transmisión o el peligro que pudiera representar la nueva variante, pronostican que será en los próximos días cuando se pueda tener mayor detalles de la mutación, que según los investigadores, representa una “combinación atípica”…

ESTAMOS frente a un reto superior, sin caer en el pesimismo, un reto muy grave y preocupante, ya vimos cómo el virus del Covid-19 muta constantemente, la pesadilla aún no acaba, ¿para qué esperar que aparezca una cepa nueva que evada la inmunidad que otorgan las vacunas?, ¿tenemos que llorar y sufrir más muertes y dolor y angustia, para entender que es solo cuidándose, vacunándose, evitando aglomeraciones, lavándose constantemente las manos, usar cubrebocas, como podemos doblar la curva y regresar a la normalidad?…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.