02-03-22

PARAFRASEANDO al Divo de Juárez: “Pero qué necesidad”. ¿Pero qué necesidad tenía el alcalde capitalino Enrique Galindo Ceballos, “meterse entre las patas de los caballos” al alabar a la impresentable ex presidenta municipal Victoria “Labandida” Aguirre, en una reunión de priistas realizada en el edificio del partido tricolor el pasado sábado?. “Hoy quiero rescatar en la memoria y en la historia, el nombre de una persona; nos han dicho que la alcaldesa, además la única (sic), fue digamos no buena alcaldesa, y hoy quiero decirles que en las calles, a Victoria Labastida es a la alcaldesa que más recuerdan, y en calles y colonias que yo recorro, si de alguien se acuerdan es de Victoria Labastida, es una alcaldesa priista y es mi amiga. Hay un código entre los priistas que es reconocerle, traerla a la historia y protegerla y Victoria Labastida no hizo mal las cosas, las hizo muy muy bien, la tenemos que reconocer, la tenemos que rescatar y tenemos que invitarla a que se active y la tenemos que cuidar entre todos”, dijo muy orondo Galindo, ¡Sopas Perico!…

“LAPSUS brutus”, lapsus galindus. ¿En qué estaría pensando Galindo?, ¿qué necesidad de enlodarse tan temprano al pedir “rescatar y proteger” a una de las perores alcaldesas de que se tiene memoria en la ciudad de San Luis Potosí’, el apelativo de Victoria “Labandida” se lo ganó a pulso, esta señora claro que sigue en la memoria de los potosinos después de desviar cinca y burdamente cientos de millones de pesos de las arcas municipales, sus desaseados contratos de obras que resultaron onerosas y un completo fraude, como la rehabilitación de la Av. Universidad que se inundaba con cualquier chipi-chipi porque “se les olvidó” poner drenaje pluvial, y cuya carpeta asfáltica se levantó a días de haber sido inaugurada, o la pavimentación de la prolongación de la Av. Salk, una presunta vía alterna donde se beneficiaba a la camarilla de saqueadores de “Labandida” que tenían miles de metros cuadrados de terrenos en esa arteria, que nunca se concluyó, que se otorgó la obra irregularmente al también impresentable Juan Carlos “el famyto” Velázquez, donde millones de pesos fueron descaradamente robados impunemente y que hoy, esta arteria está totalmente abandonada e inconclusa…

SE equivoca el alcalde Galindo, Victoria Labastida ya está en la historia, pero en el basurero de la historia, debido a la estela de saqueo y corrupción que campeó en su administración, ahí la enviaron los potosinos en la elección de 2015 donde compitió para una senaduría por el PRI perdiendo estrepitosamente debido al voto de rechazo y de repudio de los capitalinos, por sus excesos, por sus corruptelas, por haber incrementado la nómina y la deuda pública municipal considerablemente, por haber “vendido” terrenos propiedad de la ciudad como Monterra en desaseados convenios, donde con el dinero de nuestros impuestos se pagaron cirugías estéticas, donde incluso, se emitió una orden de aprehensión obsequiada por el juez sexto local en contra de Labastida, su tesorero Agustín Soberón, su secretario Emigdio Ilizaliturri y Miguel Ávalos Oyervides, regidor y quien la suplió en la alcaldía cuando solicitó permiso para irse a su fallida candidatura al Senado, acusados de los delitos de peculado, falsificación de documentos y uso indebido de la función pública. ¿Quién asesora al alcalde Enrique Galindo?, ¿su peor enemigo?…

PASANDO a otros temas, el tema de seguridad continúa siendo una de las principales preocupaciones de los potosinos, la violencia continúa, las ejecuciones se presentan a diario, en los últimos días los homicidios dolosos se han concentrado en la capital, la responsabilidad de la seguridad es definitivamente de los tres órdenes de gobierno, sin embargo en lo que respecta a la federación, no hay mucha participación, la Guardia Nacional se ha convertido en testigo mudo de los hechos sangrientos, su actividad se centra en llegar aparatosamente a las escenas del crimen, la delegación de la Fiscalía General de la República es un cero a la izquierda, su delegado Rodolfo Hernández Limón se dedica a reenviar las síntesis de los periódicos nacionales, los jefes policiacos de los municipios de Soledad de los Ranchos y de la capital, no sirven para maldita la cosa, los titulares de la delegaciones de Pozos, Bocas y La Pila, en este último donde la violencia se ha cebado en los últimos meses, no dan pie con bola…

Y a nivel estatal, José Luis Urban Ocampo, director de la Policía Estatal, debido a sus exabruptos y protagonismo, se ha convertido en un factor de división y de falta de coordinación entre las otras corporaciones, tómelo bajo reserva, pero trascendió que el gobernador Gallardo Cardona está analizando seriamente realizar algunos enroques en su gabinete de seguridad, que sería enviar a Urban a la dirección de la Policía de Soledad, donde ya ocupó el cargo y dio resultados y reemplazarlo por otro perfil más idóneo, de confirmarse esta información sería una excelente noticia, pero en fin…Armando Acosta

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.