¿Por qué las LXP ofrecen el mejor espacio e-Learning para las empresas?

El crecimiento que sufren actualmente todos los perfiles profesionales responde en parte a la velocidad con la que vivimos actualmente en donde los cambios se dan cada vez más rápido y la actualización en conocimientos y nuevas conductas es cada vez más demandada.

En el ámbito laboral, esta vertiginosidad nos obliga a que la formación no sea esporádica sino constante. Ya sea para adquirir nuevas habilidades o para actualizar otras, es importante que la capacitación forme parte de nuestra agenda de forma regular.

A partir de esta necesidad, diversas plataformas han comenzado a tomar esta demanda para responder de forma cada vez más personalidad a los usuarios en un formato individual y también como parte integral a las empresas.

Es imposible que a partir de esta realidad no surja la necesidad de entender que es LXP o LMS como nuevos conceptos vinculados a la educación virtual. Adentrarnos en estas nuevas propuestas nos ayudará no solo a no quedar afuera de los nuevos movimientos, sino a aprovecharlos al máximo para el crecimiento del equipo de trabajo.

  • ¿Qué es LXP?

LXP es la sigla que responde a Learning Experience Platform o en español Plataforma de Experiencia de Aprendizaje. Es una herramienta muy utilizada por las empresas para mantener permanentemente actualizados a sus equipos de trabajo y capacitarlos en nuevas habilidades.

Estas plataformas utilizan la tecnología y la inteligencia artificial para ofrecer una formación personalizada a cada usuario, según sus necesidades.

 Si tenemos en cuenta que la educación aún hoy sigue siendo uno de los requerimientos más demandados por parte de los trabajadores, entenderemos la importancia de implementar herramientas que se centran en los usuarios y en el crecimiento de su carrera profesional.

  • La socialización como elemento distintivo

Este tipo de plataformas entienden al proceso de aprendizaje como un fenómeno social que se desarrolla, o mejor dicho se potencia, gracias al intercambio con otras personas.

 Esta idea supone que pueden lograrse muy buenos resultados a partir del intercambio de conocimientos o experiencias y es por eso que en las LXP hay un lugar especial para que este tipo de prácticas sucedan.

Traducido en acciones concretas, aquí es posible compartir información entre diferentes usuarios, colaborar con una tarea del curso de alguien más, etc. Esto retoma de alguna forma las bases educativas de las instituciones formales en donde no solo aporta valor el contenido del docente (o del curso en este caso) sino también el intercambio entre las personas.

Vivir la experiencia de la colaboración y la creatividad desde este formato, implica conocer nuevas formas de trabajar en equipo.

  • Diversas fuentes de información

Además de dar lugar a la socialización, las LXP también ofrecen la posibilidad de poder consultar otras fuentes de información que no se encuentren dentro de esa plataforma. Sobre el concepto de modern learning, se utilizan todo tipo de formatos para enriquecer la experiencia de formación empresarial, entre ellos: podcast, vídeos, blogs, post.

Sin embargo, lo más interesante en este punto es que usan datos de comportamientos y referencias de los usuarios para saber qué contenido mostrarle en función de sus gustos. Esto permite maximizar los resultados de aprendizaje haciendo mucho más personalizado el proceso.

Al igual que funcionan las plataformas de streaming como Netflix, aquí se utiliza una filosofía que pone a disposición de los usuario el contenido obtenido a partir de algoritmos de inteligencia artificial que ayudan a encontrar la información más relevante para esa persona y ayude a aumentar el consumo de los cursos o formaciones.

  • ¿Qué la diferencia de las LMS?

Recordemos primero el significado de LMS o Learning Management System. Son plataformas que se enfocan en la formación profesional de los trabajadores de una organización permitiendo la creación, gestión, organización y entrega de los materiales para el aprendizaje de los usuarios.

Ahora bien, si tuviéramos que establecer las diferencias principales con las LXP lo primero que debemos mencionar es la manera en la que son gestionadas. Mientras que las primeras son administradas directamente por el área de recursos humanos, la segunda lo es por el propio usuario. Es decir que con las LXP es la persona la encargada de decidir por su propia formación y la manera en la que desea realizarla.

Por otro lado, las LMS ofrecen cursos ya armados o personalizados para la empresa con información de la propia plataforma, mientras que las LXP admiten material de aprendizaje de otros sitios o proveedores. esto último no solo aumenta la cantidad de material disponible si no la diversidad de cursos orientados al usuario. Es decir, pasamos de un ecosistema más bien cerrado a uno abierto, creciente y colaborativo.

Además, tenemos la característica principal de los LXP que es la socialización. En este tipo de plataformas su premisa principal es crear espacios colaborativos que fomenten el intercambio y la participación de los usuarios entre sí. Por su parte los LMS no estimulan esta característica y quizás se enfoca en los logros personales e individuales.

Por último y no menos importante, podríamos decir que las LMS consideran a todos los usuarios de la misma forma en donde todos consumen el contenido por igual, con ciertas variaciones pero siempre dependiendo de quien administre los cursos o el recorrido formativo.

Con LXP, sin embargo, no solo el usuario tiene la posibilidad de armar su propio recorrido si no que además la misma plataforma le sugiere contenido en función de sus gustos o preferencias.

Puede resultar algo agobiante el cambio como estado permanente. Una vez que logramos adaptarnos a una herramienta ya es tiempo de pasar a otra y luego a otra casi de forma infinita.

Lo cierto es que todos estos cambios, al menos en el ámbito de la educación online, cada vez se centran más en mejorar la experiencia del usuario de estas plataformas tan populares.

Entonces si el producto está pensado para nuestra satisfacción, es momento de dejar de preocuparnos por los cambios y disfrutar de las nuevas propuestas que en definitiva no vienen a aportarnos más que vivencias cada vez más personalizadas y únicas.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.