Francia clama “Jes suis prof”

(EFE)

París, Fra.- Miles de franceses se concentraron este domingo por todo el país bajo el grito “Je suis prof” (Soy un profesor) para rechazar el terrorismo islámico tras la decapitación de un profesor de secundaria que había mostrado caricaturas de Mahoma en una clase de libertad de expresión.

Casi seis años después del “Je suis Charlie” con el que todo el país condenó el terrorismo islámico y defendió la libertad de expresión, Francia repitió el grito de solidaridad con las víctimas y de reivindicación de los valores democráticos.

Las concentraciones fueron convocadas por organizaciones antirracistas y pacifistas -y apoyada por Charlie Hebdo- para rendir homenaje a Samuel Paty, el profesor de Geografía e Historia de 47 años que fue decapitado el pasado viernes por un refugiado checheno de 18 años.

Un fuerte aplauso abrió a las 15.00 el acto en la Plaza de la República de París, el lugar donde se rechazó el atentado de 2015 contra el semanario satírico, pero también de muchas manifestaciones de protestas de todo tipo.

“Je suis prof” escrito en cartones era el eslogan casi unánime de muchos asistentes, entre los que abundaban maestros y profesores para reivindicar la importancia de su profesión y defender la figura de la víctima y la necesidad del trabajo docente en la formación de los jóvenes en los valores democráticos.

“Vengo a rendir homenaje a un compañero”, afirmó simplemente a la prensa uno de los profesores asistentes entre los miles de personas congregadas en París. “Seguiré enseñando mi programa. No tengo miedo”, declaró otra docente.

Bastantes personas enarbolaban alguna de las caricaturas de Mahoma que publicó Charlie Hebdo. “Es un acto muy firme. hay que demostrar que no tenemos miedo”, recalcó una mujer que llevaba una de ellas.

Equipados con la mascarilla que era condición imprescindible para que el acto fuera autorizado, los miles de asistentes al acto de París guardaron un minuto de silencio en señal de duelo por la víctima y cantaron La Marsellesa.

Un altar improvisado reunió velas, mensajes de apoyo a Paty y su familia o fotos del profesor asesinado.

Mientras tanto, continúa la investigación del asesinato cometido el viernes en Conflans-Sainte-Honorine, en la periferia de París.

El número de detenidos aumentó a once, tras el arresto de un amigo del autor, un refugiado ruso de origen checheno, de solo 18 años y que murió por disparos de la policía poco después del asesinato.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.