Alerta máxima por Delta en el sureste

 

(EFE)

Miami, Flo.- Delta se convirtió en un peligroso huracán de categoría 4, con vientos máximos sostenidos de 145 millas por hora (230 km/h), mientras se dirige a la costa noreste de la península de Yucatán (México) y se aleja de las Islas Caimán.

Según una actualización emitida a las 21.00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de Estados Unidos señaló que Delta, que ayer en la mañana era un huracán de categoría 2, ha proseguido una rápida intensificación en la escala Saffir Simpon (de un máximo de 5 grados), por lo que puede producir “una marejada de tormenta extrema y peligrosa”.

A esa hora, el centro de Delta se encontraba a unas 215 millas (345 km) al este-sureste de Cozumel (México) y a 240 millas (385 km) al este-sureste de la ciudad de Tulum, en la Península de Yucatán.

El potente huracán se ha alejado de las Islas Caimán y se espera que este miércoles por la mañana impacte con categoría 4 (huracán mayor) en la parte nororiental de la península de Yucatán para luego entrar al Golfo de México y, según el patrón de trayectoria, terminar impactando en algún punto de la costa de Estados Unidos el viernes.

El Gobierno de Cuba ha desactivado la vigilancia de tormenta tropical, mientras que en la península de Yucatán rige una advertencia de huracán para Cozumel y una parte de la costa que va de Tulum a Dzilam.

La península mexicana acaba de sufrir los efectos de la tormenta tropical Gamma, ya degradada, que descargó fuertes lluvias y vientos en esa zona del sureste de México.

Los vientos con fuerza de huracán de Delta se extienden hasta 30 millas (45 km) del centro y los de tormenta tropical hasta 105 millas (165 km).

El mayor peligro para tierra de Delta es una marejada de tormenta “extrema y peligrosa” que combinada con la marea puede elevar el nivel del mar hasta 13 pies (3,9 metros).

Considerado como el más peligroso huracán de los últimos años en la zona, Delta ha puesto en alerta al sureste de México, con una economía dependiente del turismo, y ha provocado el cierre de hoteles y zonas arqueológicas, entre ellas las concurridas Chichen Itzá (Yucatán) y Tulum (Quintana Roo).

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.