Sobrevive dulce tradición artesanal

Flor Martínez [San Luis Hoy]

Tornillos, chilindrinas y bastones son algunos de los caramelos que de forma artesanal elabora Martin de Jesús García Lucio desde hace más de 3 años, en Soledad de Graciano Sánchez.

Su negocio se ubica en la calle Lerdo de Tejada número 312, en la Cabecera Municipal, donde se fabrican una variedad de paletas estilo gourmet.

Si bien señaló que en este lugar apenas tiene 3 años, fue a la edad de 14 años que aprendió el oficio, trabajando en un lugar cerca de esta zona, donde se elaboraban artesanalmente dulces de este tipo, y brindó sus servicios por poco más de ocho años, sin embargo, lo dejó para estudiar una carrera y luego de que se gradúo como contador público ya no trabajó en ello, sin embargo, dicha empresa cerró, lo liquidaron y decidió emprender su propio negocio de dulces.

“Duré un tiempo que dejé de trabajar porque me dedique a estudiar y trabajar de la carrera que estudie, luego se terminó el trabajo y pensé en iniciar en esto, porque contaba con el conocimiento de cómo se elaboraban, pero tengo alrededor de 15 a 20 años elaborando dulces artesanales” expresó.

Es así como el artesano por medio de un cazo de cobre a una temperatura de alrededor de 180 grados centígrados se le añade, agua, azúcar y cremor tártaro durante aproximadamente 30 minutos mientras hierven los ingredientes para que se produzca la consistencia del dulce similar a la miel en estado caliente, que posteriormente se coloca en una plancha y que en cuestión de minutos empieza a endurecer.

Si bien el color del dulce que sale del cazo es entre color marrón y mostaza, cambia a color blanco una vez que comienza a estirarse, en la técnica que don Martin denomina “resobar”, que consiste en golpear unas 60 veces un gancho de donde se sostiene el caramelo, además de que al dulce también se le agrega colorante vegetal y saborizante.

Luego de este proceso con sus manos sin uso de máquinas amasa el dulce en una mesa que regula su temperatura, incorpora uno dos o tres colores dependiendo el tipo de paleta, ya en este punto los empleados del lugar colocan el palito que sostiene la paleta y en la troqueladora que es con la que se saca la figura mediante el molde de metal, se obtiene la figura de una estrella blanca con líneas roja, sabor menta que luego de que se enfrían pasan al proceso de empaquetado.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.