Ruidos, apariciones y brujería en el panteón

Flor Martínez

[San Luis Hoy]

A veces, cuando andamos solos entre los pasillos, escuchamos ruidos extraños, quejidos de personas e incluso vemos siluetas, pero es algo a lo que ya estamos acostumbrados, narró Isidro Zepeda Gómez, trabajador del panteón municipal “Nuestra Señora del Refugio” en Soledad de Graciano Sánchez.

Durante 10 años que lleva laborando en el lugar ha sido testigo de ruidos inexplicables mientras camina entre las tumbas y en el área donde se localizan lapidas de muchos años de antigüedad, ha sentido escalofríos y hasta la sensación de energía negativa.

Aunque al principio llegó a sentir miedo de estar solo en el cementerio, al velar desde las siete de la noche a las ocho de la mañana el camposanto, a la fecha dice ser dichoso de no tener una experiencia paranormal con almas en pena o que le hayan afectado a su salud.

Recordó que hace aproximadamente tres años acudió personal de una radiodifusora con un grupo de personas para realizar un recorrido nocturno en el cementerio y en el cual pudieron presenciar que entre los pasillos se apareció la figura de un niño. “De la impresión abandoné el recorrido pues esa noche me quedaría solo velando el panteón”.

Dentro de su experiencia como sepulturero también ha presenciado como entre las lapidas de los difuntos colocan muñecos dentro de frascos con alcohol, chile, fotografías, hilos y demás objetos que se asocian a la brujería.

“Un día encontramos unos monitos en los pies del difunto, cuando andábamos excavando para sepultar y salieron unos frascos que la gente viene y deja”, expresó.

Los golpes y ruidos extraños que se manifiestan ya no lo atemorizan, pues –dice– ahora porta un collar de plata como protección.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.