Colorido que no debe morir

Flor Martínez

(San Luis Hoy)

Desde hace 28 años Guadalupe Mota Badillo se dedica a la elaboración de piñatas de forma artesanal y ante la proximidad de las fiestas decembrinas ya cuenta con un gran número para su comercialización.

Al exterior de su vivienda ubicada en la calle 16 de septiembre 209, en la cabecera municipal de Soledad de Graciano Sánchez, se puede observar parte del proceso que realiza para su fabricación, que corresponde al secado del pegamento de todo el cuerpo de la piñata para después de ello vestirla con papeles de colores.

En el interior de su domicilio deslumbra el colorido de las tradicionales piñatas de estrella de cinco y siete picos, hechas a base de papel periódico, papel de china, crepé, estaño, diamantina, o papel brillante, además de otros materiales que utiliza para adornarlas.

A finales de octubre empieza con la elaboración de esta figura emblemática de las posadas navideñas, “Para esta semana entregaré 60 piñatas, de poco más de 300 que ya tengo elaboradas”, explicó.

Relató que este oficio lo aprendió de su abuelito y mamá, sin embargo desde hace doce años ella las fabrica sola y las vende para el mercado de abastos, así como en negocios de abarrotes donde se las solicitan.

Agregó que si bien es un negocio de temporada, le ha rendido buenos frutos, y es algo que disfruta hacer, pues lo ve como un pasatiempo.

Los precios que maneja son muy accesibles, al mayoreo los costos van desde los 25 a 45 pesos, dependiendo el tamaño, ya que elabora desde unas mini, pequeñas, medianas y grandes.

Aunque la situación económica de los negocios y cientos de familias se ha visto afectada por la contingencia sanitaria, espera que esto no repercuta en sus ventas.

“Espero no me baje la venta, porque yo tengo mucha fe en que voy a terminar todo, aunque también siento raro que mi casa se quede vacía después de tenerla llena de piñatas”, dijo.

La tradicional piñata está llena de significados religiosos. La forma de estrella con siete picos, se le asocia a los siete pecados capitales: soberbia, ira, gula, avaricia, envidia, pereza y lujuria.

Los dulces y fruta dentro de la piñata significan o representan la gracia de Dios, el romperla teniendo los ojos vendados se refiere a la fe ciega, el palo es la fuerza divina, de modo que, en general, romper una piñata representa la victoria sobre el pecado.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.