Adam Lambert supera retos de Queen

 

[EFE]

Madrid. – Cuando Adam Lambert aceptó la propuesta de Queen de ocupar el puesto de Freddie Mercury tenía 9 días para preparar dos horas de concierto ante medio millón de personas, pero no dudó. “Me gustan los retos”, rememoró quien ha pasado de ser un reemplazo efímero al cantante más estable del grupo en décadas.

“Esto sigue siendo una colaboración y, al mismo tiempo, tengo la impresión de que soy parte de la familia, como un sobrino adoptado o algo así”, afirmó ante la publicación este día del álbum “Queen + Adam Live Around The World”, que recoge lo mejor de los cerca de 200 conciertos que han dado juntos por todo el mundo desde 2014.

Su encuentro era quizás de esas cosas que tenían que pasar. Lambert (Indiana, 1982) apenas tenía 9 años cuando falleció Mercury en 1991, pero como muchos cantantes actuales de voz poderosa, creció intentando emularle (“también a Robert Plant o a Janis Joplin”, añadió).

BANDA

De hecho, en la audición que le dio el pase a “American Idol” en 2009 interpretó “Bohemiah Rhapsody” de Queen y en el concurso tuvo lugar su primer encuentro con la banda capitaneada por Brian May y Roger Taylor, encuentro aparentemente inocuo, hasta después recibió llamada de su representante ofreciéndole actuar con el grupo en directo.

“Inmediatamente le dije que sí y, según colgué, pensé: ‘¡Oh, no! ¿Voy a ser capaz de hacer esto? ¿Les gustaré a la banda y al público?’. La primera actuación juntos iba a ser ante medio millón de personas en Kiev y solo tenía 9 días para prepararme dos horas de concierto, pero todo fue bien. Era un reto y a mí me gustan los retos”, recordó.

ESTILOS

La consigna principal estaba clara por parte de May y Taylor. “Me dijeron muy claramente: ‘No imites a Freddie’. Y eso me dio luz verde para hacerlo a mi manera”, destacó quien poco a poco ha ido encontrando su hueco propio en el seno de la formación.

“Muy al principio pensaba en ellos como mis jefes, pero han sido muy generosos, yo he crecido a su lado y ahora estamos en un punto en el que, si propongo algo, por ejemplo, en los arreglos o el diseño de escena, me tienen en cuenta. También te digo que, si no fuese así, me parecería bien y me limitaría a decir: ‘¡Sí, señor!’”, reconoció entre risas.

Antes que él, otros como Paul Rodgers intentaron ocupar el vacío dejado por Mercury, pero solo Lambert ha aguantado tantos años en el puesto granjeándose buenas críticas por el camino a una misión que parecía imposible de partida. ¿Qué lo ha hecho posible?

“Una de las cosas que hace especial a Queen es esa mezcla de estilos que a mí me encanta. Respeto mucho a Roger y Brian y nos llevamos muy bien, lo cual es importante. En cuanto a Freddie, lo que más me gustaba de él, además de su voz, era su humor, que contara bromas en el escenario y tratara de pasárselo bien. Tenemos eso en común. Cuando eres un intérprete, tomártelo demasiado en serio no es lo más divertido para el público”, reflexionó.

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.