Destacada Trayectoria En La Educación Y El Deporte

Antonio Loría De Regil

[San Luis Hoy]

Edificante y destacada trayectoria de 43 años de labores, en el ámbito educativo y deportivo, culminó de manera relevante, Ricardo “Chino” Rodríguez Tovar, un ejemplo de tenacidad, perseverancia y constante superación, en todas y cada una de las facetas y funciones que desempeñó, principalmente en el Instituto Tecnológico de San Luis Potosí.

El pasado día 15, en medio de grandes sentimientos encontrados, Ricardo Rodríguez Tovar, puso fin a 43 años continuos de intensa actividad en el Tec sanluiseño, donde tuvo una ascendente y sobresaliente trayectoria, desde iniciar como entrenador de la disciplina de futbol soccer, pasando por la coordinación deportiva, llegando a ser jefe de actividades extraescolares, y culminando como docente, impartiendo la materia de psicología industrial.

El “Chino” Rodríguez, como se le conoce en el ámbito deportivo, nació en esta capital, un 9 de febrero de 1952, realizando sus estudios de educación primaria en la Escuela Herculano Cortez, la secundaria en la Escuela Camilo Arriaga y en la Dr. Jaime Torres Bodet, donde se dio a conocer como un talentoso y habilidoso futbolista, bajo la dirección del Prof. David Ángel García Godínez (Qepd).

Fue precisamente jugando para la Secundaria Torres Bodet cuando Ricardo integra la Selección Estatal de Futbol, que participó en los Juegos Prenacionales de Morelia en 1967. Al año siguiente pudo haber asistido al torneo prenacional, pero decisión de última hora del cuerpo técnico lo dejaron fuera.

Pero un año después, nuevamente es seleccionado Estatal para representar a San Luis Potosí en el Torneo Prenacional de los Juegos Deportivos Juveniles, logrando quedar campeón en León, y calificando a la etapa nacional, celebrada en la misma ciudad guanajuatense, llegando hasta la final, conquistando la medalla de plata y el subcampeonato nacional de 1969.

En los subsecuentes años de 1970 y 1971, Ricardo nuevamente forma parte de la selección estatal que compite en los prenacionales de Toluca y Celaya, sin lograr trascender, no así en 1972 donde jugando para la Universidad Autónoma Potosina, consigue el segundo lugar en el primer torneo Juvenil Benito Juárez, efectuado en el Estado de Colima.

Regresando de Colima, “El Chino” Rodríguez y Ricardo Mendoza, son observados por Salvador Reyes, entonces entrenador del Club San Luis que se alistaba para jugar en la Primera División, ambos son del gusto de Chava, pero solo el Riquis Mendoza se queda, pues “El Chino” decidió a petición de su papá, seguir estudiando.

En el mismo 1972, a raíz del buen desempeño del equipo de la UASLP en el Nacional juvenil de Colima, la máxima casa de estudios local, se inscribe en la Tercera División profesional, y Ricardo forma parte del primer plantel, consiguiendo ser titular indiscutible las temporadas 1972 y 1973, siendo en este último año cuando los Pumitas, suben a segunda al ocupar el tercer lugar de un torneo de promoción junto con los Tecos de la UAG, Tec de Celaya y Nuevo Necaxa, pero en la temporada 1974-1975 ya con el nombre de Cachorros de Atlético Potosino, pasan a la primera División por invitación.

Ricardo es considerado para formar parte del plantel que juega en Primera División, y su talento futbolístico es desperdiciado por su baja estatura, y sólo logra debutar en Primera División, en un partido del torneo de Copa, jugando algunos minutos ante el Atlas de Guadalajara. Ese mismo año de 1975, Salvador Reyes Monteón, que dirigía a los Cuerudos de Ciudad Victoria, logra que los Cachorros lo cedan en préstamo, y en la capital Tamaulipeca, “El Chino” se convierte en un baluarte del conjunto, y por votación directa de los aficionados es nombrado el mejor jugador de la temporada.

Al siguiente año, pese al éxito obtenido en Ciudad Victoria, Ricardo decide retirarse, pero un servidor que ya lo había dirigido en 1969 cuando San Luis Potosí fue subcampeón nacional, lo invita a formar parte del Tuneros de Tercera División, donde con su experiencia y calidad coadyuva a que el conjunto potosino llegue hasta la final de ascenso, pero sin poder conseguir el título.

A los 25 años, aún con mucho futbol por dar, se retira del balompié profesional, y entra a laborar a la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, donde labora hasta 1977, en que invitado por el Profesor Antonio Dip. del Villar, se integra como entrenador de la selección de futbol, alternando su desempeño en el CBTIS 121, de 1980 a 1992. En el Tec logra un buen número de títulos de torneos prenacionales, así como dos campeonatos nacionales Inter tecnológicos, en los años 1997 y 1999

En el Tec sanluiseño ingresa en 1977, y dura dirigiendo a las Ardillas, 25 años consecutivos, hasta el 2003 en que es nombrado, primero coordinador deportivo y luego Jefe de Actividades Extraescolares, aplicando sus conocimientos y experiencias adquiridos en la Escuela Normal de Educación Física de Ciudad Madero (en periodo vacacionales) donde logra titularse como profesor de esta materia.

En 2003, consigue la Maestría en Educación, y tras retirarse de las actividades deportivas, pasa a ocupar el cargo de Coordinador Deportivo, en donde consigue junto con entrenadores y alumnos ganar en 1999 el trofeo challenguer, como el mejor Tecnológico a nivel nacional, reconocimiento que desde entonces no han podido obtener las Ardillas.

Sin duda alguna este primer lugar entre todos los Tecs del país, los dos campeonatos nacionales interetecs, y el reconocimiento de las diferentes generaciones de estudiantes, marcaron su brillante trayectoria de 43 años de servicio, que coronó cuando paso a ser el docente encargado de la asignatura de Psicología Industrial, logrando durante seis de ocho años, ser considerado como el maestro que más influyó en las carreras de cientos de estudiantes.

Cuestionado sobre si el no haber jugado mayor tiempo o ser titular en Primera División le frustró, Ricardo con toda seguridad responde que no precisamente, pero si me dolió, porque considero poder haber hecho una carrera en la máxima categoría del futbol mexicano, pero finalmente terminé por superar esa situación.

Considera un privilegio haber sido dirigido por Salvador Reyes, porque siempre fue su ídolo y modelo a seguir, al igual que el brasileño Gerson de Oliveira. Por otra parte, agrega que el futbol profesional actual se ha mecanizado bastante, se ha robotizado, ha dejado de ser arte, aunque ahora es más rápido, se ha vuelto más físico que de inspiración y creatividad.

El pasado 15 de este mes, Ricardo obtuvo su permiso prejubilatorio, deja atrás una extensa y sobresaliente trayectoria de cuarenta y tantos años, en donde siempre destacó como una persona íntegra, trabajadora y talentosa, que fue de menos a más, en base a su perseverancia, esfuerzo y determinación.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.