Bitácora


CONOCÍ a Aurelio Gancedo en1991, en la Plaza de Armas, cuando un grupo de mujeres priistas pretendían tomar el Congreso del Estado después de la renuncia del entonces gobernador Fausto Zapata, Gancedo, en ese entonces de unos once años de edad, arengaba desde el quiosco, regordete y con saco y corbata, despertaba la curiosidad de los presentes por su enjundioso discurso, bien estructurado para alguien de su edad. Con el transcurso de los años, ese curioso niño regordete escaló -por méritos propios- en la política dentro del PRI, llegó a presidir el CDE del tricolor en la entidad, fue funcionario municipal, estatal y federal y el último cargo que desempeñaba era el de presidente local de la Fundación Jesús Reyes Heroles del PRI…

EN su paso por la función pública, en este espacio criticamos en numerosas ocasiones los yerros del joven Gancedo, no se diga cuando se desempeñó como director de Desarrollo Social del ayuntamiento capit...

Más información ->