Bitácora


LA orden salió de la Secretaría General de Gobierno: “Protejan a la doctora (Mónica Liliana)”, y de inmediato, el abyecto “cachorro de la corrupción”, perdón “de la revolución”, el líder de la bancada del PRI en el Congreso, el “pirruris” Mauricio Ramírez Konishi salió en rueda de prensa a defender a la titular de los Servicios Estatales de Salud (SES), y aunque pidió una investigación de los señalamientos de corrupción en la dependencia, el diputado tricolor salió con su batea de babas de que tras las acusación “habría un trasfondo político”; días atrás, la misma Mónica Rangel declaraba que era “víctima de violencia de género” y el secretario general, Alejandro Leal Tovías aseguró que las imputaciones de corruptelas contra la secretaria de Salud eran “distractores”. Pues no, ni hay “trasfondo político”, ni son “distractores” ni mucho menos “violencia de género”, simplemente es el reclamo justificado ...

Más información ->