12-12-20

LOS potosinos ya lo sabíamos: tenemos un Congreso local improductivo, escandaloso, voraz y oneroso, y lo confirma el Censo Nacional de Poderes Legislativos Estatales 2019 realizado por el INEGI, donde el Legislativo de SLP se ubica en el segundo lugar a nivel nacional con mayor número de empleados por honorarios, escalando dos sitios con respecto a 2018, además este censo revela que cada trabajador del Congreso potosino le cuesta al erario un millón de pesos. El número de diputados no ha variado en los últimos 10 años: 27 integrantes, lo que sí ha variado es el presupuesto, en el 2010 el Poder Legislativo estatal contó con un presupuesto de 192 millones de pesos, ahora para este 2020 fue de más de 323 millones de pesos, es decir, en una década el recurso que de nuestros impuestos gastan los legisladores se disparó en casi 70 por ciento, una barbaridad para los pobres resultados…

AÚN y cuando los diputados locales hubieran realizado un trabajo impecable, honorable, decente, cuidar el buen manejo de los dineros públicos, castigar la corrupción y presentar iniciativas para mejorar las condiciones de los potosinos, por ningún lado se justifica que se haya incrementado en casi un 70 por ciento su presupuesto, es inaceptable que sin aumentar el número de integrantes, el Congreso tenga hoy más de 131 millones de pesos, mucho menos cuando su desempeño, de ésta y de pasadas legislaturas, ha sido más que deplorable, vergonzantes, corruptas, opacas, cínicas, mentirosas, escandalosas y patéticas. El comportamiento de los legisladores es de todos sabido, pero lo confirma la evaluación que periódicamente realiza la organización “Congreso Calificado”; la última calificación es toda una “joya”, pues de los 27 diputados, 23 de ellos salieron reprobados, incluso algunos nos quedan a deber, como Mario Lárraga con un -1, o Pedro “el mijis-mentiritas” Carrizales, que ahora quiere ser diputado federal por Morena, con una calificación de -0.25, o Edson Quintanar, Sonia Mendoza o Alejandra Valdez con un penoso cero…

HACE poco más de tres años, en la pasada Legislatura, debido a la presión social debido a sus desproporcionados, pocos desquitados salarios, exageradas prestaciones y principalmente por los escándalos de desvíos de millones de pesos, por parte de los legisladores que utilizaban facturas de empresas “fantasmas” para justificar el dinero que recibían por concepto de “apoyo legislativo”, los diputados decidieron eliminar ésta y otras partidas pero se incrementaron ofensivamente sus dietas, pero de inmediato encontraron la forma de seguir con sus corruptelas con el método de contratación de personal por honorarios, donde con altos sueldos ingresaron a la nómina del Legislativo a compadres o amigos, estos “asesores” nunca se pararon al Congreso, eran simples prestanombres que permitían que los diputados que los habían recomendado se quedaran con una gran parte de sus salarios y sólo se quedaban con un par de miles de pesos, está práctica la siguen practicando los actuales curuleros, no se diga el impresentable panista Ricardo “pinocho” Villareal Loo, incluso hay denuncias públicas y hasta penales por esta situación…

PERO además de embolsarse indebidamente este recurso, los “angelitos” se embolsaron en estos días más de medio millón de pesos cada uno por concepto de aguinaldo, prima vacacional y dietas, en un año de pandemia como este donde no sólo no trabajaron, sino que ni asistieron a sus oficinas, esto es una ofensa, una cachetada para cientos de miles de potosinos que hoy sufren para llevar el sustento a sus hogares, no nos sorprendamos que varios de estos legisladores, en la próxima elección, aparezcan en las boletas para buscar seguir pegados a la ubre presupuestal, qué cinismo; pero recuerde: los pueblos tienen el gobierno que se merecen, hay que tener memoria y castigar en las urnas a estos sujetos que traicionaron la confianza de los ciudadanos…

PD.- Ayer por la noche circuló un documento del CEN de Morena -que hasta el cierre de esta edición no habíamos podido confirmar-, en el escrito, fechado ayer y firmado por el presidente nacional Mario Delgado y la secretaria general Citlalli Hernández, se “resuelve” que los “cuatro perfiles más aptos para el proceso de selección de candidatos mediante encuesta abierta” para la gubernatura de San Luis Potosí son: el senador Primo Dothé Mata, la defenestrada Oficial Mayor del Congreso, Marcelina “la cherry” Oviedo Oviedo, el presidente con licencia del Tribunal Estatal Administrativo, Juan Ramiro Robledo y el notario y ex funcionario federal Leonel Serrato Sánchez; de confirmarse esta información, de entre estos cuatro saldrá el candidato de Morena a gobernador, al parecer será el día 20 de diciembre cuando se anuncie al ganador; las sorpresas del día es “la cepillada” que le dieron al alcalde de Valles, Adrián Esper y la aparición de Marcelina Oviedo, de seguro hoy saldrán chispas…Armando Acosta

 

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.