Bitácora

LA pandemia de Covid-19 crece en la misma proporción de la ineptitud de las autoridades de los tres órdenes de gobierno en nuestro país. Ayer México se ubicó en el vergonzoso tercer lugar a nivel mundial en número de muertos por coronavirus, sólo atrás de los Estados Unidos y de Brasil; hay que resaltar que “casualmente” los tres países con más víctimas mortales son encabezados por Presidentes que tienen como común denominador: populistas, polémicos, reacios a utilizar cubrebocas, minimizar el problema en los inicios de la crisis, invitar en repetidas ocasiones a su población a salir a la calle, además de insistir en que la pandemia “está domada”, “bajo control”, “desacelerada” y que “ya pasó lo peor”…

A absolutamente nadie se le puede culpar de la aparición del Covid-19 en todo el mundo, pero lo que sí se puede es responsabilizar a los gobiernos que han tenido un desastroso manejo de la pandemia, autoridades como la nuestra, que gracias a su negligencia, desdén e incapacidad, han dejado en sus países una estela de dolor y muerte. Hay claros ejemplos en otras latitudes donde sus gobernantes han demostrado gran capacidad de respuesta e implementado exitosas estrategias que han mantenido a raya al virus, reduciendo significativamente el número de contagios y de decesos…

Y no hay pero que valga para eludir su responsabilidad, por ejemplo, el Presidente mexicano no puede asegurar que en nuestro país haya más muertes provocadas por el virus porque tiene más habitantes, falso de toda falsedad. Japón con la misma cantidad de habitantes que México, hasta el día de ayer contabilizaba 36 mil 234 contagios y mil 8 defunciones, otros países que han sido ejemplo mundial en manejo de la pandemia, son: Alemania con 210 mil 399 casos y 9 mil 147 decesos, Corea del Sur con 14 mil 330 infectados y sólo 301 fallecidos, China con mil 393 millones de habitantes, con 87 mil 655 casos y 4 mil 661 defunciones, o Australia y Canadá…

PERO no sólo son países de primer mundo los que han podido controlar la pandemia, sino países subdesarrollados como el nuestro, que han tenido éxito, como Indonesia, con 267 millones de pobladores con 108 mil 376 contagios y 5 mil 131 muertos, Bangladesh, con 161 millones de habitantes, con 237 mil 661 casos y 3 mil 111 decesos, o la India, el segundo país más poblado del orbe, que a pesar de tener más de un millón 600 mil casos, sólo registra 35 mil muertes, incluso países latinoamericanos como Perú, Argentina, Chile y Bolivia, tienen una tasa de letalidad mucho menor que México…

LA gran diferencia es que en estos países, sus gobernantes han implementado medidas más efectivas y aplican la autoridad, aplican pruebas masivas a sus habitantes para detectar el virus y aislarlo; hay apoyos económicos, en efectivo y en especie a sus pobladores para que sobrevivan la cuarentena, lo que les permite que las actividades no esenciales estén suspendidas y el encierro se cumpla a pie juntillas so pena de penalidades, el uso de cubrebocas es obligatorio, y un larguísimo etcétera de acciones…

MIENTRAS que en nuestro país, las autoridades federales, estatales y municipales dan “palos de ciego”, sin brújula ni rumbo ante la falta de aplicación de pruebas que arrojan un gran sub registro de contagios y muertes, por lo que aplican medidas poco efectivas, el combate a la pandemia está politizado, y ante el evidente y rotundo fracaso de las estrategias oficiales, ha comenzado el reparto de culpas, la federación contra los gobernadores y viceversa, bueno no se pueden poner de acuerdo con el semáforo de riesgo epidemiológico. Ayer el subsecretario Hugo López-Gatell volvió a insistir que la responsabilidad “máxima” de la salud y la economía en las entidades son los mandatarios estatales, no la federación, y recalcó que los gobernadores que distorsionen el semáforo podrían ser sujetos a responsabilidades administrativas y hasta penales. Bien haría “el güerito” Carreras en buscarse un buen abogado, sus pésimas decisiones para combatir la pandemia, como la de manipular el semáforo para permitir que continúe la actividad económica, lo que ha provocado un crecimiento explosivo de muertes y contagios por Covid-19, le podrían acarrear sendas demandas penales por negligente e irresponsable, los alcaldes tampoco se libran de esta responsabilidad, por ejemplo, el fin de semana en la capital se volverá a instalar el tianguis de Las Vías, los salones de fiesta, antros y restaurantes estarán operando, solapado por el municipio, en fin…

PD.- Por cierto, ayer se volvió a vivir una jornada violenta en la capital, al registrarse cinco ejecuciones en menos de 24 horas, ¿y el jefe de la policía municipal Edgar Jiménez Arcadia?, bien gracias, ¿y Usted?…Armando Acosta