Bitácora

ES por demás con nuestras benditas autoridades, que no dan con pie con bola para combatir la pandemia de Covid-19. Al término de la Jornada Nacional de Sana Distancia que inició el 23 de marzo, cuando se presentaron los primeros contagios, donde se suspendieron todas las actividades sociales y económicas no esenciales en todo el país, esta jornada concluyó el 30 de mayo, y tras más de dos meses de confinamiento e inactividad económica, a partir del 1ro. de junio, el gobierno federal implementó el “Regreso a la Nueva Normalidad”, principalmente para reactivar la economía, a esta fecha, 1ro. de junio en el país apenas se habían registrado 93 mil 435 casos y 10 mil 167 muertos por el virus, en tanto que en la entidad potosina eran 947 contagios y sólo 58 decesos…

EL “Regreso a la Nueva Normalidad”, según la federación, estaría regido principal y esencialmente por el “Semáforo de Riesgo Epidemiológico”, un sistema de monitoreo semanal que sería presentado cada viernes, alimentado con datos proporcionados por las autoridades de salud de las entidades federativas para la regulación de la reactivación económica y el uso del espacio público; la funcionalidad de este semáforo sólo duró un mes, pues a partir de la primera semana de julio algunos gobernadores comenzaron a quejarse de la medida, para el día 11 de este mes, el subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, “tronó” contra los estados y acusó a sus administraciones de retrasar y distorsionar la información para conformar el semáforo. Para el primero de julio los contagios en México ya sumaban 238 mil 511 casos y 29 mil 189 fallecidos, mientras que San Luis Potosí contabilizaba 3 mil 242 infectados y 206 decesos…

EL 12 de julio, cuando en el país había ya 299 mil 750 contagios y 35 mil 006 muertos y en SLP 4 mil 352 infectados y 282 fallecidos por el virus, los gobernadores solicitaron a la Secretaría de Gobernación que el semáforo fuera quincenal y no semanal, cuatro días después, Hugo López-Gatell, cuestionado al respecto, respondió: “El semáforo es un instrumento técnico, no está sujeto ni estará sujeto jamás a negociación; es un instrumento que nos permite identificar el riesgo de propagación, de la insistencia de la pandemia o de que existan rebrotes, conforme avance la reapertura habrá rebrote, el semáforo continúa como una medida de prevención de riesgos y seguirá siendo semanal”. El viernes 17 de julio, con 331 mil 298 contagios y 38 mil 310 decesos en el país y en SLP con 5 mil 156 infectados y 322 muertos, la federación regresó a la entidad potosina al rojo en el semáforo de riesgo, aparentemente esta disposición fue aceptada por la administración de Juan Manuel Carreras, pero sólo de palabra, pues en la práctica nunca se respetó, sino que la entidad continuó en color naranja, y la movilidad social no disminuyó…

AYER viernes 24, cuando en México registraba 378 mil 285 casos confirmados y 42 mil 645 muertos y la entidad potosina 6 mil 722 contagios y 402 decesos, el semáforo de riesgo desapareció, en la conferencia vespertina donde se presentaría no se comentó ni hubo una explicación del porqué por parte de las autoridades sanitarias ayer mismo el gobierno del estado confirmó que la Comisión Nacional de Gobernadores (Conago) presidida por el mandatario potosinos Juan Manuel Carreras, propuso una modificación al semáforo de riesgo epidemiológico para quitarle atribuciones restrictivas en materia de actividades y convertirlo simplemente en un instrumento informativo, además de que el semáforo sea presentado quincenalmente no cada semana como estaba estipulado, “No es un semáforo, no es una medida que sea sancionatoria, que sea para molestar a algunas personas o para poder restringir actividades” dijo la inepta y corrupta secretaría de salud estatal, Mónica Liliana Rangel Martínez, al presentar la iniciativa…

ES decir, el único elemento técnico para medir el riesgo de contagio y poder mitigar la propagación del virus conteniendo la movilidad social y las actividades económicas, por la ineptitud, la tibieza y la irresponsabilidad de las autoridades, pasará a ser un simple mecanismo informativo; si cuando el semáforo tenía la función de aplicar medidas restrictivas para contener al virus no era respetado, ahora mucho menos y así lo estamos viviendo en nuestro querido San Luis, donde a pesar del crecimiento explosivo de la pandemia, mil 341 contagios registrados más en tan sólo siete días, los negocios, gimnasios, plazas y calles están abarrotadas de ciudadanos, la mayoría sin cumplir con las mínimas de las medidas sanitarias recomendadas, lo que provocará que en las próximas semanas el número de infectados y por desgracia, de muertos por el virus en la entidad, se dispare considerablemente, pero en fin. Además de corruptos, indolentes…Armando Acosta