Complicado, reactivar el antialcohol

Rubén Pacheco

[San Luis Hoy]

Aunque implicaría una complejidad desarrollarlo por la contingencia sanitaria, la instalación de retenes antialcohol en la capital puede aplicarse, siempre y cuando no tenga tintes recaudatorios, evaluó Jorge Andrés López Espinosa, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Este miércoles, el alcalde Francisco Xavier Nava Palacios, reveló que el gobierno municipal analizar reactivar dicho esquema, pues durante la pandemia oficiales han detectado a conductores en estado etílico.

De acuerdo con el ombudsman local, frente a la Covid-19, por las medidas de higiene, el contacto entre personas está muy restringido, pues al tomar una prueba de alcoholemia a un conductor, además de estar revestido del Debido Proceso, el mismo debe tener los cuidados para no propagar la infección.

Es decir, todas las acciones sanitarias en las pruebas, la observancia de la sana distancia, entre otras características que deben reunir los retenes, por lo cual “ahora serian todavía más complicados por la situación que estamos viviendo”, alertó.

Planteó que el modelo a seguir es el de la Ciudad de México, sin distinción alguna, la persona en condición de embriaguez se remite al “Torito”, equivalente a las barandillas municipales, pero la sanción no tiene carácter recaudatorio.

“Es muy importante recordar, que la comisión participará, siempre y cuando estos dispositivos no sean recaudatorios. Eso siempre ha sido nuestra insistencia. Sabemos de otros modelos exitosos como el de la Ciudad de México, que ya tiene muchos años, son el modelo a seguir”, aclaró.