Bitácora

SERÁ una maldición que se está convirtiendo en una pésima tradición: si hubiera una competencia mundial de los legisladores más incompetentes, voraces, opacos, cínicos y onerosos del mundo, nuestros ínclitos diputados locales pelearían, sin duda, los primeros lugares. Hoy confirmamos lo que en muchas ocasiones hemos dicho: “la peor legislatura es la que viene”, y es que cada vez decimos que no había en la historia de la entidad peores legisladores, los que entran nos sorprenden y superan en desfachatez, ineptitud, hambre y escándalos a sus antecesores…

 

CON muy contadas excepciones, nuestros “representantes populares” son un grupúsculo de buenos para nada que no representan a los potosinos, es más nos ofenden con su actitud, sus desplantes, sus escándalos, su voracidad, su cinismo, su pereza, su insensibilidad y su incapacidad. La actual legislatura cumplirá en septiembre próximo dos años de gestión, ¿y de que han servido’, para absolutamente nada, sólo para embolsarse sus pocas desquitadas y millonarias dietas y prestaciones, que de nuestros impuestos se auto asignan…

 

DURANTE 2019 se autorizaron un presupuesto de más de 308 millones de pesos, para el 2020 se lo incrementaron a más de 323 millones de pesos y, suponiendo que para el 2021 se dejen este mismo recurso, estaríamos hablando que esta legislatura nos costará a los potosinos más de 955 millones de pesos, lo que representa que cada uno de los 27 diputados locales nos cuestan más de 35 millones de pesos, dinero tirado a la basura, una barbaridad que sólo en México se observa…

 

COMO en botica, hay de todo. Tenemos a los “dipu-Chicosein”, dignos de verdaderos estudios psiquiátricos como lo fueron en la pasada legislatura Sergio “Deschavetadiux” o José Luis “Tekmoloco” Romero Calzada, o en la actual, Pedro “el mijis” Carrizales o Edgardo “el chacorta” Hernández Contreras; tenemos a los “dipu-rémoras” auténticos especímenes de parásitos pegados a la ubre presupuestal que acumulan ya varios lustros de ocupar una curul, los casos más representativos son Óscar Vera Fábregat, Eugenio Govea Arcos y Sonia Mendoza; también se encuentra a los “dipu-grises”, aquellos que navegan con bandera, y nadan de a muertito, mediocres y a quienes se les pasa de noche la legislatura como Ricardo “el pinocho” Villareal Loo, Rosa Zúñiga, Angélica Mendoza Camacho, entre otros…

 

TENEMOS a los “dipu-babys”, como Edson Quintanar, Paola Arreola, o José Antonio Zapata, que por extrañas razones resultaron electos, pero no saben ni la “O” por lo redondo, pero son buenos para cobrar, también están los “dipu-pirruris”, auténticos juniors, hijos de papi, “cachorros de la corrupción”, como Ricardo Villareal Loo y Mauricio Ramírez Konishi, hay también los “dipu-chimoltrufias” como Cándido Ochoa o Edgardo Hernández, que como dicen una cosa, hacen otra, y así podríamos continuar pero nos faltaría espacio…

 

AYER, la organización Congreso Calificado, reveló las últimas evaluaciones realizadas a los diputados, y estos no nos decepcionaron: de los 27 legisladores sólo cuatro obtuvieron calificación aprobatoria, de panzazo pero aprobatorias, el resto sacaron cinco o menos, y algunos nos quedaron a deber, como es el caso de Mario Lárraga Delgado, que sacó -0-5 de calificación, o Edson Quintanar y Pedro “el mijis” Carrizales, con un -0.25, o Sonia Mendoza con un 0, bueno, como estará de mal las cosas en el Congreso local que el impresentable Ricardo Villareal Loo fue el menos peor con un 6.75 de calificación, en fin…

PD.- Ayer se cumplió dos años del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, donde fue electo como Presidente de la República, un primer mandatario necio, terco, que no escucha, rijoso, pero que hoy las encuestas, al menos la del diario “El País”, le dan un 68 por ciento e aprobación,, aunque hay rechazo en el manejo de la seguridad, y la crisis sanitaria; AMLO ganó los comicios con el 58 por ciento de los sufragios, que dos años después, a pesar de múltiples yerros tenga el 68 por ciento de aprobación es algo digno de resaltar, mientras la oposición, no se diga el PAN quiere ganar votos a base de trendig topic en las redes e intentando ganar adeptos denostando al Presidente, no habrá contrapesos en el país, los siguientes meses serán cruciales para la 4T si continúa con ese ritmo de aceptación, o los problemas de seguridad, economía y Covid-19 los saca del camino…

Armando Acosta