El narcotráfico se diversifica en México

[ EFE ]

Ciudad de México.- La crisis del coronavirus también ha afectado la economía del narcotráfico en México, donde la reducción de espacios de oferta y la disrupción de las cadenas han llevado a los cárteles a diversificar sus operaciones, lo que exacerba la violencia en el país.

Reflejo de ello es la caída anual de 24,61 % en el primer cuatrimestre de 2020 de los delitos contra la salud, como se llama en México a los crímenes federales que involucran, entre otros, la producción, transporte, tráfico, comercio, posesión y suministro de drogas.

De enero a abril se registraron 12.544 de estos delitos comparados con 16.639 del mismo periodo del año anterior, revela un análisis de la base de datos actualizada esta semana por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Este abril, el segundo mes de la pandemia de COVID-19 en México, se reportaron 2.364 de estos crímenes, un 33,5 % menos que en marzo y un 37,67 % menos que en abril de 2019.

“Claramente sí bajó la demanda porque muchos de sus lugares de trabajo son restaurantes, bares, y todo esto está cerrado”, explica a Efe Vidal Romero, director del Centro de Estudios sobre Seguridad, Inteligencia y Gobernanza (CESIG) del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

“Lo que ha pasado en México desde los últimos años es que esas organizaciones se diversificaron y ya no son solo organizaciones de tráfico de drogas o de producción, sino que se diversificaron a cuestiones como extorsión y secuestro”, dice.

Mientras en 2006, al inicio de la “guerra contra el narco”, había tres conflictos activos entre cárteles de la droga, en 2018 había 18, según el Instituto para la Economía y la Paz (IEP).