Mujeres trans cortan calle con ataúd

(EFE)

Ciudad de México.- Una quincena de mujeres trans encabezadas por la activista Kenya Cuevas bloquearon este lunes una de las arterias principales de la Ciudad de México con un ataúd para exigir justicia por el asesinato en 2016 de una compañera y trabajadora sexual.

La acción política, organizada por la ONG Casa de las Muñecas Tiresias, arrancó sobre las 09.00 hora local (15.00 GMT) en la sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en el Periférico Sur.

Tras interponer una queja ante este organismo, estas representantes del colectivo trans bloquearon esta importante calle para exigir una entrevista con la titular de la Fiscalía General capitalina, Ernestina Godoy, por el asesinato de una de sus miembros.

“Ya aguanté tres años y no voy a esperar más” dijo la representante de la ONG, Kenya Cuevas, quien denunció la pasividad y la impunidad en el asesinato de su amiga trans Paola Buenrostro en septiembre de 2016.

“A mí me tocó presenciar el suceso. Fui testigo ocular y el sujeto me apuntó con el arma, me disparó y se encasquilló el arma. Ahí es cuando lo pude detener y llegó la Seguridad Pública. Lo agarraron ‘in fraganti’”, relató la activista, quien denunció que su testimonio no fue tenido en cuenta.

Cuevas explicó que la CNDH ya emitió una recomendación hace seis meses para que la Fiscalía de Ciudad de México emitiera en 60 días una disculpa pública por la gestión del transfeminicidio de Buenrostro.

“Tuvimos un acercamiento con la Fiscalía un mes después de esta recomendación, dándonos una cita con la Procuraduría. Pero nos dejó plantada en la mesa de la Comisión”, denunció la activista.

Junto a Cuevas, se dio cita en la sede de la CNDH de Periférico Sur un grupo de unas quince mujeres trans, quienes con la ayuda de dos coches cortaron la vía. Las activistas portaron consigo un ataúd en el que se metió Cuevas, emulando el suceso vivido hace tres años, cuando sacaron el cadáver de Paola en su ataúd en plena calle.