Julián LeBarón está dispuesto a armarse

El activista dijo que el gobierno no nos protege

(El Universal)

Ciudad de México.- El activista Julián LeBarón consideró que si otro de sus familiares estuviera en riesgo de ser asesinado, tomaría un arma para defenderse aunque esto estuviera prohibido por todas las leyes del universo.

En entrevista, criticó que las autoridades no permiten a los mexicanos defenderse por sí mismos en contextos de inseguridad, pero tampoco han sido eficientes para garantizar la integridad de los ciudadanos.

“¿Si tuvieran la posibilidad de armarse, sí lo harían?”, se le preguntó a Julián LeBarón, a lo que respondió: “Creo que en el momento en que están agrediendo a mis primas, si yo tuviera con que defenderlas aunque estuviera prohibido por todas las leyes del universo, yo lo agarraría (un arma) para defenderlas. Creo que en ese momento nadie necesita permiso de un ‘imbécil’ que no te está protegiendo, eso sería traicionar a tu familia”, declaró.

Consideró que la moralidad del país está en crisis porque las personas no saben distinguir cuando una persona toma un arma para defender a los suyos o para asesinar por delinquir.

Estimó que en algún momento, los mismos ciudadanos tendrán que ponerse de acuerdo para ver cómo detener esta masacre debido a que en algunas ocasiones “son los mismos policías los que nos están masacrando a los ciudadanos”.

“Chivos expiatorios”

Los hermanos Héctor Mario “Mayo” y Luis Manuel “Meño” Hernández, detenidos el pasado domingo por su presunta participación en el asesinato de nueve miembros de los LeBarón, se dedicaban a trabajar en el rancho y a cuidar a su padre, quien por cuestiones de salud necesita un cuidador, aseguraron miembros de su familia.

“Los agarraron para taparle el ojo al macho”, dijo en tono molesto José Luis Parra, cuñado de los hermanos.

Estefanía Hernández Ortiz, hija de Luis Manuel, aseguró que el proceso estuvo plagado de irregularidades, empezando por la ausencia de una orden de arresto, seguida por el aislamiento en el que estuvieron en Janos, su corta estancia en la FGR delegación Nuevo Casas Grandes, y hasta su traslado a la Ciudad de México.

“No conocíamos a los LeBarón, yo les puedo decir que a nosotros no nos han dicho que la detención de ellos dos está ligada con el asesinato de esta familia, pero a los LeBarón les dijeron que por eso están detenidos mi papá y mi tío”, dijo.