Crea Congreso fondo anómalo para finiquitos

Detectó la ASE reserva irregular con fondos que debió retornar a Finanzas en 2018

Jaime Hernández

[San Luis Hoy]

La Auditoría Superior del Estado (ASE) consideró indebida la creación de una reserva financiera de 7.1 millones de pesos para el pago de finiquitos trimestrales a los empleados eventuales y directores de área del Poder Legislativo.

Por lo anterior, el órgano fiscalizador pidió sanciones para los funcionarios que “afectaron de manera improcedente” el presupuesto con esta medida indebida del Congreso.

Esta fue una de las 21 observaciones realizadas por la ASE al ejercicio presupuestal del Legislativo durante 2018.

Fuentes de la ASF indicaron que la observación no generó un requerimiento de reposición de los recursos porque no se habían ejercido ningún pago con esos fondos durante el 2018, lapso de la revisión.

Sin embargo, la observación destapó otra medida anómala.

Si bien el Congreso no ejerció ese recurso de una de las cuentas auditadas el año pasado, pretendió hacerlo pasar así. En realidad, el dinero pagado por los finiquitos procedió de otra cuenta que no estaba incluida en la revisión oficial de la ASE, alimentada con recursos que debían ser devueltos a la Secretaría de Finanzas, por no alcanzar a erogarse en el año del ejercicio correspondiente, es decir, 2018.

En lugar de hacer eso, aplicó los 7.1 millones de pesos a una reserva para los finiquitos de personal eventual y de directores. El movimiento se realizó en diciembre de 2018.

Para intentar solventar la observación, el Congreso alegó que los finiquitos son una obligación impuesta por la Ley de Trabajadores al Servicio de las Instituciones Públicas del Estado para para evitar demandas laborales y laudos.

La ASE rechazó la explicación, argumentando que el Congreso afectó “de forma improcedente” el presupuesto 2018 al conservar “indebidamente” los fondos para crear la previsión de finiquitos, ya que los 7.1 millones de pesos, como erogación no devengada en 2018, debió retornarse a la Sefin.

Los recursos tampoco se depositaron en una cuenta específica, sino que eran mantenidos por el Congreso en la cuenta usada para la recepción y administración de los recursos que le entrega Finanzas.